15 de febrero de 2012

ESCUCHAR ES UN ARTE (parte III)

Escuchar es un arte (parte I)                                                                           Escuchar es un arte (parte II)
El arte de escuchar nos acerca a otras personas.

Nos sentimos mejor cuando nos escuchamos a nosotros mismos o a alguien que recita nuestras ideas: “efecto eco”. 
Las personas centran su atención en lo que van a decir una vez termine de hablar la otra persona sin prestar mucha atención en la información que está recibiendo, incluso interrumpen sin la menor consideración impidiéndose así, captar el mensaje y todo lo que lo rodea. 

Todos los días cometemos los mismos errores que impiden escuchar con verdadera atención, y nos alejan de las personas:
• Adaptar todo a una idea preconcebida.
• Observar sólo lo externo sin tomar en cuenta el contenido.
• Interrumpir constantemente al que habla para añadir algún matiz.
• Concentrarse en una parte del mensaje sin dar importancia a la totalidad del mismo.
• No prestar atención a aquello que nos resulta difícil.
• Ponerse a pensar en nuestros problemas en lugar de concentrarse en lo que se escucha. 

No escuchar
Podemos utilizar una o varias estrategias que permiten desarrollar esta habilidad con éxito a la hora de comunicarnos, y sin duda, permitirán que nuestro acercamiento a los demás sea más productivo y efectivo.
-Formular preguntas para comprender con mayor profundidad.
-Resumir o expresar con las propias palabras lo que se ha dicho.
-Observar el lenguaje corporal.
-Mantener la calma y el buen humor. 
-Dedicar el tiempo necesario con paciencia y voluntad.
-No interrumpir, es difícil escuchar si se está hablando.

Los beneficios de saber escuchar son tantos que no sé muy bien porqué motivo las personas no se esfuerzan más, sabiendo que en ello se juegan acercarse o alejarse de alguien a quien en muchos casos aprecian porque:
-Eleva la autoestima de quien habla.
-Permite identificar mejor intereses y sentimientos para actuar en consecuencia.
-Se reducen las malas interpretaciones.

9 comentarios:

  1. espinilla7216/2/12

    Si las personas comprnedieran que escuchando a sus semejantes evitarían tanta desgracias en los corazones de algunas personas, estoy segura que harían un mayor esfuerzo.

    ResponderEliminar
  2. Hola imod, saber escuchar no solo hace feliz a otras personas sino a ti tambien porque a las mujeres les encanta que las escuchemos y con un poco de paciencia las puedes llevar como quieras... jejeje; ¿o es al revés?. Aún no lo tengo muy claro pero seguiré practicando. Ya te informaré.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo16/2/12

    “Se necesita coraje para pararse y hablar. Pero mucho más para sentarse y escuchar”. Winston Churchill.

    ResponderEliminar
  4. Maikalvarez197416/2/12

    Estoy finalizando de leer un libro de Goleman en el que dice que entre los beneficios de saber escuchar se encuentran resumidos en ser capaz de establecer un alto grado de empatía entre personas.

    ResponderEliminar
  5. Hola imoD, me he dado cuenta en este mes que cuanto más aprendes a escuchar más importante eres para los que te rodean. La persona que sabe escuchar, no procura cambiar el estado de ánimo del otro sino más bien compartirlo. Es muy importante aprender estar en el lugar de la otra persona.

    ResponderEliminar
  6. Spinoff19/2/12

    Muchos empresarios caen en el error de no tomar en cuenta las opiniones, comentarios, sugerencias, críticas o quejas de sus clientes.
    No saben escuchar a sus clientes, y ello muchas veces se traduce en la toma de malas decisiones, diseño de malas estrategias, imposibilidad de captar nuevos clientes y la pérdida de los clientes con que ya se cuenta.
    La importancia de saber escuchar a nuestros clientes radica en que ello nos brindará información útil para nuestro negocio, que nos permitirá diseñar estrategias de marketing más efectivas, nos permitirá brindar una atención personalizada y nos permitirá saber en qué podemos mejorar o qué debemos suprimir en nuestra empresa.

    ResponderEliminar
  7. Según Mintzberg, (“La Alta Dirección. Mitos y realidades”) parece que una buena comunicación empieza con la emisión del mensaje, después la escucha de lo que responde el receptor y, finalmente, alguna pregunta para verificar si nos entendieron correctamente.
    Los líderes primero preguntan, después escuchan y, finalmente, transmiten. En la investigación de Kotter sobre “¿Qué hacen realmente los líderes?” se informa que conversan y preguntan mucho. Al parecer es la forma más efectiva e inmediata que tienen de informarse. Si esperan los “informes escritos” quizás sea demasiado tarde.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo20/2/12

    Yo no creo que sea tan dificil, solo hay que tener claro cuando se habla y cuando se escucha
    Si no sabemos hacer esto, dificilmente podremos hacer otras cosas.
    Para mi es más facil escuchar que hablar.

    ResponderEliminar
  9. Hola Domi, me he dado cuenta con el paso de los años que aquel que es buen oyente se destaca sobre los demás en que además de escuchar y dejar hablar a los otros, demuestra que tiene apertura mental ya que sólo aquel que está preparado para ello sabe aceptar a los demás, incluso sus prejuicios, exageraciones y otras cosas que mucha gente no toleraría.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tus comentarios! Por favor, se respetuoso.

imoD