31 de mayo de 2012

Reflexiones sobre el valor del silencio


En un lugar para comunicarme y hacer ruido a través de la palabra escrita como es este blog, no he querido dejar pasar la ocasión de reflexionar sobre el silencio y sus virtudes, porque aunque haya personas escépticas al respecto, yo nunca he dejado de ver el silencio como una hoja blanca donde uno lanza sus ideas, preocupaciones.... 

He incluido 12 reflexiones para compartir con vosotros que matizan una entrada anterior sobre el silencio y son las siguientes: 

El silencio es parte integrante de la comunicación y sin él no existen palabras con densidad de contenido. 

En el silencio escuchamos y nos conocemos mejor a nosotros mismos; nace y se profundiza el pensamiento, comprendemos con mayor claridad lo que queremos decir o lo que esperamos del otro; elegimos cómo expresarnos.

Callando se permite hablar a la persona que tenemos delante, expresarse a sí misma; y a nosotros no permanecer aferrados sólo a nuestras palabras o ideas, sin una oportuna ponderación. 

Con el silencio se abre un espacio de escucha recíproca y se hace posible una relación humana más plena. 

En el silencio, por ejemplo, se aprecian otros elementos de la comunicación  que estaban escondidos detrás de las palabras como: los gestos, la expresión de la mirada y todo el cuerpo como un signo que manifiesta un mensaje a la otra persona. 

En el silencio hablan la alegría, las preocupaciones, el sufrimiento, que precisamente en él encuentran una forma de expresión particularmente intensa.



Del silencio brota la comunicación más exigente que evoca la sensibilidad y la capacidad de escucha que a menudo desvela la medida y la naturaleza de las relaciones. 

Una profunda reflexión nos ayuda a descubrir la relación existente entre situaciones que a primera vista parecen desconectadas entre sí, a valorar y analizar los mensajes; esto hace que se puedan compartir opiniones sopesadas y pertinentes, originando un auténtico conocimiento compartido.


El silencio es precioso para favorecer el necesario discernimiento entre los numerosos estímulos y respuestas que recibimos, para reconocer e identificar asimismo las preguntas verdaderamente importantes.

El silencio puede ser más elocuente que una respuesta apresurada y que permite a quien se interroga entrar en lo más recóndito de sí mismo y abrirse al camino de la respuesta más adecuada independiente de ideologías y creencias.

El silencio y la soledad buscada son espacios privilegiados donde las personas pueden reencontrarse consigo mismas y con su camino. 

Palabra y silencio. Aprender a comunicar quiere decir aprender a escuchar, a contemplar, además de hablar, y esto es especialmente importante para el hombre del siglo XXI.

8 comentarios:

  1. stipo23lupus1/6/12

    Al mejor de los sonidos precede el silencio....

    ResponderEliminar
  2. imoD, mejor el silencio que cualquiera de los gritos que estamos oyendo en los medios de comunicación donde no se respeta ninguno de los derechos de los ciudadanos. ¡¡LIBERTAD¡¡, o si no anarquía. A las barricadas contra el sistema

    ResponderEliminar
  3. Silvia8/6/12

    El silencio puede utilizarse con una intencionalidad puesto que el silencio revaloriza los sonidos anteriores y posteriores, y aunque el silencio es ausencia de sonido, que no haya sonido, no siempre quiere decir que no haya comunicación. Para mí, es igual de importante que el sonido ya que sirve de pausa reflexiva tras una comunicación para ayudar a valorar el mensaje. Un abrazo, Silvia

    ResponderEliminar
  4. "Es mejor ser rey de tu silencio que esclavo de tus palabras", Muchas gracias por todo imoD

    ResponderEliminar
  5. Spinoff11/6/12

    Un chiste sobre el silencio para alegrar el día.
    Este es un avaro que estaba leyendo un libro de proverbios en voz alta para toda su familia, pero de repente se quedo callado. Entonces su mujer extrañada se le acerca. Lee la página donde se quedo su marido y decía: “El silencio es oro”

    ResponderEliminar
  6. En nuestro día a día tenemos oportunidad de pensar, hablar o callar. La libertad de expresión no "gana todas las batallas". Los hechos del ayer y del hoy serán nuestros referentes para preguntarnos el porqué del silencio obligado

    ResponderEliminar
  7. Anónimo18/6/12

    Hole, me encantó esta entrada, la verdad es que hace mucho escribí una alegoria de la misma, jejeje.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo5/4/15

    Muy buena reflexión

    ResponderEliminar

¡Gracias por tus comentarios! Por favor, se respetuoso.

imoD