1 de agosto de 2013

Vivir es cambiar, no te resistas al cambio y serás feliz

Vivir es cambiar
Vivir es cambiar
El cambio asusta a todas las personas porque básicamente hemos sido educados para la estabilidad y la rutina; pero desgraciadamente cada vez es menos cierto, y aún menos, en el siglo XXI donde la tecnología añade una velocidad salvaje que no se sabe muy bien a donde nos conduce. Para sobrevivir en estos nuevos tiempos necesitamos abrir nuestras mentes al cambio.

PARADOJA: RESISTENCIA AL CAMBIO Y ADAPTABILIDAD

Siempre que hay un cambio debemos aceptar que habrá resistencia, es una constante en el proceso; no queremos cambiar, ese es un hecho objetivo, nos cuesta cambiar porque somos animales de costumbres; pero resulta paradójico que a pesar de que no nos gusta cambiar, cambiamos.

En la mayoría de los casos nos oponemos al cambio por temor a lo desconocido, mezclado con sentimientos de una falsa seguridad amenazada y todo ello aliñado con una manifiesta desconfianza hacia aquellos que se han definido como los promotores del cambio.

Dejando a un lado la resistencia, también es un hecho constatable que aunque somos animales de costumbres, también somos capaces de adaptarnos rápidamente a cualquier situación, ya sea en el entorno personal o profesional. Dicho de otra manera, tenemos en nuestros genes un componente de adaptabilidad, aunque imagino que algunos más que otros.

Aquí te voy a presentar algunas ideas que me dieron una nueva perspectiva del cambio y que me permitieron a afrontarlos de otra manera porque los cambios se van a producir en tu vida, da igual que los busques o no, aparecerán; esta nueva perspectiva me ayudó a participar en el único juego que merece ser jugado y a disfrutar de esta maravillosa experiencia que es vivir, espero y deseo que a ti también te ayuden.

POR QUÉ “VIVIR ES CAMBIAR”

1. El cambio es la única realidad constante de mi mundo
Es mejor que aceptes esta idea y te integres de manera natural en este movimiento constante porque luchar contra esa corriente de energía que fluye en el universo es luchar contra imposibles.
Todo cambia, yo cambio, tú cambias, el mundo que nos rodea y los elementos que lo forman cambian. Las cosas vivas e inanimadas son un recordatorio constante de los efectos del cambio por el envejecimiento y el deterioro que sufre con el paso de los años.

2. El cambio si no lo entiendes se hace más difícil
El cambio es un desafío difícil porque genera inquietud acerca del futuro. Te mueve al futuro, te aleja de lo que sabes y te acerca a “algo” que no conoces. No te preocupes, para todas las personas siempre es más fácil quedarse con lo familiar y conocido y seguir en un entorno que nos parece seguro, pero sólo es una ilusión. 

Si luchas y te aferras a aquello que conoces y controlas no serás feliz ya que habrás reducido de manera artificial tu mundo y tus posibilidades porque el cambio seguirá a pesar tuyo. Es como nadar contracorriente, es tanta la fuerza que tiene este río que te agotará, te arrastrará…

¿Cómo vas a luchar por aferrarte a algo que no puedes controlar?

3. El cambio es necesario para disfrutar mejor del mundo
Percibes con mayor nitidez el mundo en el que vives gracias al cambio porque puedes establecer comparaciones: calor/frío, sonido/silencio, dolor/placer, día/noche, dulce/salado, felicidad/tristeza…

No me refiero a un mundo dual si no a un mundo lleno de matices. Por ejemplo para la felicidad/ tristeza, entre ambas experiencias puedes observar un sinfín de matices como optimismo, alegría, pasión, ira, miedo, culpa, euforia… Si te atreves a llenar tu vida de matices la hace más excitante e intensa.

4. El cambio es un desafío para dar lo mejor de ti
El cambio es la energía que te permite evolucionar, mejorar y desarrollar nuevas habilidades. En este punto tengo algunas frases que me dan una visión más grata de la realidad cambiante a mi alrededor y que influyen positivamente en la percepción de mi entorno. Quizá a ti también te ayuden:

  • Soy un ser incompleto… que avanzo hacia un proyecto más grande que yo mismo.
  • Soy un ser imperfecto… que avanzo hacia la perfección, hacia la mejora de mí mismo y el mundo.
  • Soy un ciclo… que avanzo igual que otros procesos de la Naturaleza (río-mar, flor-fruto, crisálida-mariposa…).


5. El cambio te limita en tu mente
Tenemos muchas ideas en nuestras cabezas, algunas aparecen y desaparecen como las setas en otoño, pero otras las tenemos fijas y constantes en nuestras mentes sin darnos cuenta de que son absurdas o lo que es peor, dañinas y sin fundamentos reales que las sostengan.

Con respecto al cambio, las que más limitan tu manera de entenderlo y afrontarlo se podrían resumir en las siguientes:

  • quiero pero mantenerlo me ayuda a lograr otros objetivos.
  • quiero pero el esfuerzo que hay que realizar es muy grande.
  • quiero pero imposible alcanzadlo.
  • quiero pero mis capacidades me lo impiden.
  • quiero pero los demás me impiden alcanzarlo.


Si tienes cualquiera de estas ideas en tu mente, no te están haciendo ningún favor, todo lo contrario, elimínala pero no te agobies demasiado porque cada uno de nosotros tiene su colección propia de ideas absurdas referente al cambio, ¿cuáles son las tuyas?...

Y recuerda:
¡¡Vivir es cambiar!!
  

6 comentarios:

  1. Anónimo7/8/13

    Hola imoD, Es normal qeu no deseemos cambiar porque todo cambio es un riesgo, eso lo vemos constantemente en las relaciones de pareja. Muchas personas prefieren mantener una mala relación antes que cambiar porque tienen miedo a lo que pasará cuando esten solos
    Así somos, como bien dices, animales de costumbres.
    Disfruta del verano,

    ResponderEliminar
  2. El que no arriesga no gana y cambiar es siempre arriesgar lo que tienes por lo que podrías alcanzar…

    ResponderEliminar
  3. Pitoso7/8/13

    Hola imod, todos cambiamos porqeu si analizo mi forma de actuar y pensar de hoy y la comparo con la de hace 5 años veo que hay una gran diferencia, aunque en mi caso, el cambio no lo busqué llegó solo y se llama Ana María.
    Desde que nació todos mis amigos, familia, compañeros de trabajo vieron que había cambiado pero yo no me di cuenta de lo que se estaba produciendo...
    Curioso, ¿no?.
    Disfruta del verano y gracias!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8/8/13

    Muy bueno tu post, me recuerda a un entrenador q me decía que no me preocupara de tener miedo porqeui “sin miedo no hay valor” y lo q hace grande a una persona no es tener miedo sino superarlo....

    ResponderEliminar
  5. Te quiero añadir una reflexión que llevo dándole muchas vueltas porque con el tiempo me he dado cuenta de que la rutina de tu vida hace que la gente cercana se “trague” la visión que tienes de ti misma, te guste esa visión o no. Lo que hacen al decirte lo que creen que eres, es sólo repetir lo que TÚ con cada palabra, gesto o actitud les has hecho creer.
    Domi,¿tú qué piensas de esto?.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo21/8/13

    Yo creo que es nuestra autoestima la que condiciona la forma de entender y afrontar el cambio. Si te sientes segura y capaz ves el cambio como un desafío motivador que te empuja hacia adelante, pero si te sientes insegura el cambio te asusta, y todos sabemos lo que ocurre cuando tienes miedo...

    Me ha gustado mucho, más que http://www.maresdenubes.com/2013/06/necesito-ser-un-idiota.html

    ResponderEliminar

¡Gracias por tus comentarios! Por favor, se respetuoso.

imoD