26 de octubre de 2009

PERSEVERANCIA O TOZUDEZ - 2

Si algo no funciona y en conciencia has puesto todo tu empeño en ello, trata de realizar cambios: modifica la estrategia utilizada, el proceso que estás siguiendo, las habilidades que estás empleando; y si después de estos cambios el avance es nulo o se inicia un retroceso, aquí se inicia una de las más duras lecciones que debes aprender:
1º Aceptar que serás definido como una persona perseverante o tozuda y que ambos adjetivos dependerán de quien emita ese juicio de valor.Hasta aquí todo es sencillo y más o menos ya estabas preparado. Ya lo decía Jean Baptiste Alphonse Karr: “nos gusta llamar testarudez a la perseverancia ajena pero le reservamos el nombre de perseverancia a nuestra testarudez.”
2º Entender que ellos sean los que te definan a ti y no tú.Escuece que ellos tengan tanto poder sobre nosotros pero ya lo sabemos.
3º No poder establecer una diferencia entre amigos o no-amigos, ya que muchos de tus “amigos” te dirán que eres un tozudo para que ceses en el empeño porque te quieren bien y no desean que sufras y tus “no-amigos” porque tienen envidia de tu futuro éxito.
Esta es la más dura de todas ellas.