15 de diciembre de 2009

¿Pobre?, ¿Afortunado?, ¿Triste?

Hace unos días recibí un texto que por su sencillez y el mensaje que transmite lo he incluido tal cual. Simplemente llama la atención que el hecho de sentirse como rico - pobre, o ser pesimista – optimista, feliz - desgraciado … es una elección de cada persona.
"Una familia acomodada desea que su hijo aprenda a valorar lo mucho que están haciendo por él y deciden enviarlo a casa de una familia humilde campesina. ¡¡Que vea lo dura que puede ser la vida sin las comodidades que tiene¡¡. Pasaron tres días con ellos y su padre a la vuelta le hizo una pregunta retórica:
- ¿Qué te pareció la experiencia?...
- Buena … - contestó el hijo.
- No te preocupes todos hemos sido jóvenes y pasamos por eso- asintió su padre.
El hijo contestó varias cosas con la mirada puesta a la distancia:
1. Nosotros tenemos una piscina con agua estancada en el jardín... y ellos tienen un río sin fin, de agua cristalina donde hay pececitos.
2. Compramos faroles para alumbrar nuestro jardín... mientras que ellos se alumbran con las estrellas y la luna.
3. El patio llega hasta la cerca...y el de ellos llega al horizonte.
4. Compramos comida mientras que ellos, siembran y cosechan la suya.
5. La protección la basamos en un muro, alarmas.... ellos en la amistad de sus vecinos.
- ¡Gracias papá, por haberme enseñado lo pobres que somos! -

Tu decides qué eres ¿pobre?, ¿rico?, ¿triste? ...