29 de noviembre de 2010

Comunicación interpersonal para qué …

Es bueno tener defectos porque ayuda a los demás a sentirse felices. Si estamos con alguien que tiene defectos evidentes y los nuestros no son tan visibles, nos sentimos mucho mejor. Yo creo que de ahí viene que en este país las personas para sentirse bien recurren a comentar los defectos y taras del vecino.

Cuando observo una discusión, los involucrados en la misma siempre tienen como objetivo principal encontrar a alguien o algo para echarle la culpa de lo que ocurre; básicamente, una explicación de porqué las cosas no son como a ellos les gustaría que fueran. A nuestras mentes les encanta descargar la responsabilidad sobre otros, nos sentimos aliviados y nos hace sentir bien porque entonces no somos responsables. Si la persona es un “liberal” de izquierdas, ya está, la culpa la tiene la estructura social, el sistema económico; si es un psicoanalista freudiano, la sexualidad y la relación padres-hijos es la responsable de las calamidades; si es un “liberal” de derechas, el derroche social…

Si no encontramos el causante de nuestros problemas.Como las personas somos seres ávidos de conocimiento y huimos de la ignorancia como si fuera una enfermedad contagiosa, antes de mantener esta situación durante mucho tiempo preferimos adquirir prestadas las ideas de otros, y sin darnos cuenta nos convertimos en sus acólitos.

Una vez que hemos definido y encontrado al causante de nuestros problemas.Nos sentimos pletóricos y confiados en nosotros mismos, sobre todo si después del análisis nos hemos absuelto de cualquier culpabilidad. Ahora llega el momento de la verdad que pasa por cerrar las puertas a cal y canto e impedir que entren nuevos aires que disipen esa sensación tan grata de complacencia con uno mismo.

Una batalla en las trincheras.Para desgracia de la humanidad, este momento es delicado para muchos porque observan que pueden silenciar al otro pero no convencerle; y a su vez, aunque ellos escuchan, no lo hacen de verdad porque simplemente están preparando sus argumentos mientras el otro está hablando.

El asalto final.Mientras uno habla, el otro espera simplemente su oportunidad para rebatirlo. Tiene de antemano un prejuicio, una teoría. No busca, no quiere entender, no quiere agregar, ya estás lleno porque acudió con ciertas teorías y está tratando de demostrar su veracidad. Intenta escuchar pero no puede, su mente está tan repleta de ideas preconcebidas que nada puede entrar.

Tierra quemada.A estas alturas ya todo da igual, no importa el tema, las ideas, la verdad, la justicia. Nadie tira la toalla y se somete a las brillantes ideas del adversario por mucho que se vea acosado porque está bien atrincherado y con munición y víveres para aguantar el tiempo que sea necesario.
Se trata de una cuestión de prestigio y si las ideas no valieron, es el momento de lanzar un ataque personal, a poder ser cruel y corrosivo para evitar respuesta o réplica…

Seguro que en ese momento lamentas haber iniciado una "comunicación interpersonal" con otro ser humano…

29 de octubre de 2010

OPTIMISMO DEL INTELIGENTE O FELICIDAD DEL IDIOTA…

Nadie duda de que una actitud optimista nos ayude a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades.

El optimismo del inteligente y la felicidad del idiota podrían ser la misma cosa pero yo creo que no son lo mismo porque uno de ellos se puede aprender y el otro es innato. Descubrir cuál es innato y cuál se puede aprender te llevará toda la vida, o al menos a mí casi la mitad, 42 años de existencia y aún no lo tengo claro.

El refranero español ya nos indica sin lugar a la duda de que no es tan fácil diferenciar a un optimista inteligente de un idiota feliz, y de muestra un botón: “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Esta disposición de interpretar acontecimientos externos en positivo esperando que el futuro depare resultados favorables es un sistema natural y automático de defensa ante la depresión generada por un presente hostil y negativo.

Se trata de una característica que viene con el ser humano pero que como tantas otras cosas hay que potenciar y pulir, por ese motivo considero que este tipo de habilidad se puede y debe enseñar a los niños en los colegios desde su primer día de parvulario, antes de que pudiera emerger en su tierna infancia la otra tendencia, aquella que conduce al ser humano al fatalismo, a ponerse en lo peor, a no concebir más allá de un escenario oscuro y tenebroso.

Dicho de otra manera, entrenaremos a esos niños para que se esfuercen en imaginar el futuro buscando soluciones, ventajas y posibilidades, en vez de obligarles a focalizar toda su atención en descubrir inconvenientes y dificultades que sólo generan apatía y desánimo.

No sé si serán estos niños en el futuro hombres inteligentes o idiotas pero sin duda serán personas optimistas y felices; y hoy nadie duda de que aquellas personas que poseen altos niveles de optimismo y esperanza son capaces de generar un futuro positivo y tienden a salir fortalecidos de situaciones traumáticas y estresantes como puede ser la crisis económica que estamos sufriendo en el país.

A mí me hubiera gustado que en mi infancia me hubieran enseñado a potenciar el optimismo, seguro que me habría evitado muchos disgustos inútiles y alguna lágrima amarga ...
¿No crees?.

16 de septiembre de 2010

PENSAMIENTOS QUE TE HARÁN FELIZ

Por mi trabajo y forma de ser, me encuentro constantemente con personas con las cuales puedo charlar e intercambiar ideas. En más de una ocasión después de haber hablado animadamente e intercambiado puntos de vista intelectuales divergentes o complementarios he llegado a la triste conclusión de que esa persona de la cual he aprendido algo, jamás podrá ser feliz, que está condenado a ser desgraciado sin saberlo y que todo ello reside en su forma de observar el mundo, de entender a las personas que le rodean y la posición en la que se colocan entre ambas partes.

Si en la anterior entrada tenía como fundamento mostrarte las fuentes donde podrías hallar con total facilidad la felicidad, ahora quiero mostrarte qué tipo de pensamientos te permitirán ser todo lo feliz que te atrevas. Un día sin darte cuenta permitiste que se introdujeran en tu mente ideas que te han hecho desgraciado hasta el día de hoy, y de la misma manera quiero que no dudes que también podrás incluir en tu mente nuevos pensamientos que te ayuden a encontrar un estado más adecuado a tus intereses y deseos.

Para aquellas personas que creen que son felices les informo de que no lo son. Una persona feliz no necesitas preguntárselo a nadie; ni tan siquiera a sí mismo. Una persona feliz vive su felicidad y no necesita perder su tiempo haciéndose ese tipo de preguntas…

Algunas de estas ideas que te ayudarán a ser feliz:

- Decídete a ser feliz y habrás recorrido la mitad del camino.
- No puedes cambiar a los demás, pero eres el único responsable de ti mismo.
- Cambia, y el mundo cambiará contigo.
- En este mundo no es eterna ni la felicidad ni la desgracia.
- Un momento de dicha borra innumerables horas de dolor.
- Los buenos y malos momentos son siempre más llevaderos si hay alguien con quien compartirlos.
- No te rindas ante las dificultades porque no se sabe que va a amainar la tormenta hasta que ocurre.
- El haber salido a la mar, y atravesado el mundo, no te garantiza que encontrarás el tesoro.
- Vencer no consiste en no caerse nunca, sino en levantarte cada vez que te caes.
- El éxito se alcanza si coinciden la oportunidad, la preparación adecuada y el valor para actuar.
- Los problemas son reflejo de lo que necesitas aprender.
- No pienses, observa.
- Date la oportunidad de saber más de lo que crees.
- No te enfades contra las cosas porque a ellas les da lo mismo.
- No importa que seas león o gacela, lo importante es que seas el mejor corredor.

Y la idea que no debes dejar de repetirte hasta que la esté tatuada en tu cerebro es que “dentro de ti hay la suficiente energía como para conseguir lo que te propongas” ... ¿por qué no la utilizas?.

Dado que la tristeza comienza en la mente, es allí donde se debe construir la felicidad.

28 de julio de 2010

SOBRE LA FELICIDAD Y SUS FUENTES

Hace un año me lancé a la aventura de este blog y ese mismo día pude observar que toda la gente con la que me cruzaba estaba triste o seria. Me llamó mucho la atención este hecho y es algo a lo que le dado muchas vueltas durante este año concentrándolo en una sentencia: “si la gente no es feliz es o porque no sabe o porque no puede; pero jamás porque no quiere”.
Con los que no pueden o no quieren poco se puede hacer, pero para aquellos que no saben dónde encontrar algo de felicidad quiero mostrarles algunas manantiales de donde pueden beber. Una manera de aumentar el equilibrio total de la felicidad consiste en incrementar el número de fuentes que la procuran. Aunque son variadas y en todas ellas podremos encontrar agua, no es de la misma calidad según dicen los entendidos en la materia.

Algunas de estas fuentes son:
- Felicidad en el logro: percibimos que nuestros proyectos, objetivos, deseos los vamos alcanzado o estamos en vías de alcanzarlos.
- Felicidad en la competición: alcanzamos una meta pero esta vez a costa de un rival y haciendo grandes esfuerzos.
- Felicidad cooperativa: nuestro instinto de ayudar al prójimo refuerza la idea de “la unión hace la fuerza” tan necesaria en nuestros ancestros cuando se tenían que enfrentar a enemigos o a cazar …
- Felicidad familiar: todo el proceso desde enamorarse, emparejarse hasta el nacimiento y cría de los retoños es susceptible de generar una profunda satisfacción.
- Felicidad en el cuerpo: sex, drog and rock & roll.
- Felicidad en la mente: plantearse interrogantes y hallar la respuesta es el auténtico placer de la investigación.
- Felicidad rítmica: cualquier actividad física en al que interviene un ritmo tiene la virtud de arrastrarnos a una vertiginosa y extraña sensación de euforia. Un ejemplo es el denominado “éxtasis del runner”, gracias a la endorfina (morfina natural que genera el propio organismo), y a la “anandamida” que es una especie de analgésico que genera el cuerpo.
- Felicidad en la mortificación: negarse la posibilidad de gozar y de esta manera verse diferente y superior a los demás mortales. Contraria a la felicidad en el cuerpo.
- Felicidad en el riesgo: salir indemne de la situación y superar los peligros que ellos mismos se han impuesto, como puenting, salto paracaídas, buceo en cuevas, rafting, ala delta, ruleta rusa …
- Felicidad contemplativa: renuncia filosófica o religiosa al mundo para volcarse en uno mismo (San Juan de la Cruz, Buda, yoghis, monjes zen …
- Felicidad en la fe: sentirse abrazado y protegido por “algo” más grande que uno mismo. Similar a un todopoderoso protector padre.
- Felicidad ficticia: sentados en nuestro sofá podemos procurarnos enormes dosis de intensa felicidad viendo nuestras fantasías magistralmente representadas en la tv, o en el cine…
- Felicidad humorística: siempre que nos reímos se produce algo extraño dentro de nosotros. Por un momento nos sentimos un poco más sanos cuado esa ola de felicidad recorre nuestro cuerpo.

Espero que ahora seáis más felices o menos desgraciados.
¡¡Disfrutad del verano y sed felices¡¡!!

29 de junio de 2010

EL ÚNICO JUEGO QUE MERECE SER JUGADO

Esta entrada fue la primera que escribí en un día como hoy hace un año y da título a mi blog “todo lo que me rodea indica felicidad y todos los hombres que encuentro en mi camino parecen desgraciados...”. Finalmente no me decidí a publicarla porque no tenía el coraje necesario para afirmar que somos infelices porque no creemos que podamos ser felices, que en muchos casos dándole un simple nuevo enfoque nuestra vida cambia.

Yo experimenté en mis propias carnes un “QUÉ PASARÍA SI…” y el resultado ya te lo indiqué; NO PASÓ NADA IMPORTANTE porque yo dejara de entrar en Internet durante un 1 mes, no responder ningún mail 1,5 meses y no añadir ningún post 2 meses. Qué pasaría si te atrevieras a considerar la vida como un juego diseñado exclusivamente para cada uno de nosotros; quizá descubras que se abre frente a ti una nueva perspectiva lo suficientemente positiva y divertida como para que merezca la pena jugar.

Como en cualquier juego descubrirás que en la vida tenemos que desarrollar algunas habilidades, gestionar recursos y establecer relaciones con otros jugadores. La gran mayoría de las opciones las elegimos nosotros mismos y algunas que se nos imponen; aunque lo más importante es que con cada opción tomada se nos abre un nuevo camino ante nuestros pies, cada nuevo camino nos traslada a una nueva senda a otro destino, cada nueva senda desemboca en una nueva vereda, cada nueva vereda conduce a una autopista… la magia de este juego es que sus infinitas posibilidades permiten ofrecer una experiencia única a cada jugador.

Descubrirás miles de libros y de personas que te hablarán de estrategias, de detalles, de cómo jugar, de los secretos de los libros arcanos… Ninguno te dirá que el propósito del juego es aceptar la experiencia. Nada de aprender o desarrollarse, nada de sufrir o luchar, nada de jugar y divertirse, nada de justo e injusto. ¡¡ Sólo aceptar el reto de esta experiencia ¡¡.
Un buen jugador no se hace preguntas sobre ¿quién es?, ¿a dónde va?, ¿cuál es el sentido último de la vida?…. No importa si es un gladiador del circo romano o una rosa en un jardín zen; simplemente se esfuerza en hacerlo lo mejor posible porque habrá ocasiones en las que el partido se mantendrá interesante; pero también habrá momentos en los que el partido que será aburrido, confuso, sin sentido, y tendrá que estar muy concentrado para que el juego siga siendo digno de ser jugado.

El hombre es en esencia un animal social y la aparición de otros jugadores y los vínculos que se establecerán con ellos hará más agradable y excitante el camino. Con algunos la relación surgirá desde el inicio y será buscada como apoyo para sortear algún obstáculo mientras que otros surgirán de la nada y le acompañarán hasta el final, dándole un mayor sentido si cabe al mismo.

Los retos, aventuras y dificultades que selecciones definirán si el juego es más grande que tú o tú eres más grande que el juego; en ambos casos el resultado será el mismo, no jugarás, o porque te sientes superado o porque se vuelve aburrido. Por este motivo no te preocupes si necesitas más tiempo para encontrar cuál es la velocidad que mejor se adapta a tu manera de caminar porque cuando lo hayas logrado descubrirás que cada contratiempo es un desafío extra donde poder superarte y dar lo mejor de ti mismo.

El juego sería profundamente aburrido si todos tus intentos terminaran con el éxito a la primera, por eso la vida como todo buen juego incluye contratiempos, retrasos y azar que harán, que a pesar de estar cargado de optimismo y motivación, te lleves un revés. Eso es lo que te hacer seguir jugando, lo que te mantiene motivado y lo que hace del juego apasionante. Es el esfuerzo y la incertidumbre lo que la hacen interesante.

Para mí es EL ÚNICO JUEGO QUE MERECE SER JUGADO

20 de mayo de 2010

Una historia de monos

Un grupo de científicos encerró a cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos. Cuando uno de los monos subía la escalera para agarrar los plátanos los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que se quedaban en el suelo.

Pasado algún tiempo, los monos aprendieron la relación entre la escalera y el agua, de modo que cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo molían a palos. Después de haberse repetido varias veces la experiencia, ningún mono osaba subir la escalera, a pesar de la tentación de los plátanos.

Entonces, los científicos sustituyeron a uno de los monos por otro nuevo. Lo primero que hizo el mono novato nada más ver los plátanos fue subir la escalera. Los otros, rápidamente, le bajaron y le pegaron antes de que saliera el agua fría sobre ellos. Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo nunca más subió por la escalera.

Un segundo mono fue sustituido, y ocurrió lo mismo con el que entró en su lugar. El primer sustituido participó con especial entusiasmo en la paliza al nuevo. Un tercero fue cambiado, y se repitió el suceso. El cuarto, y finalmente el quinto de los monos originales fueron sustituidos también por otros nuevos.

Los científicos se quedaron con un grupo de cinco monos que, a pesar de no haber recibido nunca una ducha de agua fría, continuaban golpeando a aquél que intentaba llegar hasta los plátanos.

20 de abril de 2010

Algo es algo Don Jaume y gracias por sus servicios

No tenía intención comunicarme con vosotros este mes porque no creía que pudiera escribir nada que pudiera manteneros atentos durante 3 minutos y además el tiempo lo estoy invirtiendo en otras ocupaciones que no pueden esperar más. Pero todo esto cambió cuando vi a Jaume Matas en la calle Montesa, y en ese preciso instante encontré esos 10 minutos que nunca encuentro para hacer cosas tan necesarias como ir al servicio sin tener que reventar, o para llamar a mi madre que siempre me llama ella, o para pedir disculpas a alguien al cual he ofendido con o sin razón, porque las razones normalmente son propias y no ajenas.
Paseaba sólo y con la mirada huidiza cuando se encontró a mi altura. Soy persona, y me dio pena ver la estampa de un hombre hundido y roto. Durante unos instantes vi como seguía calle arriba esquivando las miradas de los peatones que se encontraba a su camino y pensé que me tenía que haber acercado y animarle...
Imagino que estaba pensando que esta sociedad se encontraba en una difícil situación porque era imposible que hubiera tantos como él robando tanto en tan poco tiempo sin que nadie dijera o viera nada; y lo que es peor, ninguno denunciara nada (la próxima vez hablaré de la justicia en la Comunidad de Madrid y sus secuaces).
Seguro que en su paseo estaba tratando de razonar que si alguien le hubiera llamado la atención el primer día quizá ahora no estaría con la difícil obligación de tener que buscar 3 millones de euros para no ir a la cárcel.
Cabizbajo analizaba que si nuestra sociedad y el sistema estaba en una difícil situación era porque nunca nadie les dijo que el dinero que salía de los bolsillos de los ciudadanos no era para pagar sus sueldos obscenos y mantener a una casta de golfos cuya única misión es la de medrar.
Supongo que el movimiento de su cabeza indica que no entiende cómo dejaron tanta responsabilidad y tanto dinero fácil en sus manos. ¡Sólo era un hombre!. Pero Don Jaume sea fuerte y no se haga reproches porque ha salido ganando en este negocio ya que aunque pase 2 o 3 años en la cárcel, usted no nos devolverá nunca lo que se llevó.
Sinceramente, Don Jaume, no te deseo ningún mal y no te preocupes porque de la cárcel también se sale. Me hubiera gustado haber hablado unos minutos contigo porque te vi muy arrepentido y avergonzado por todo lo que habías hecho, sé que aunque nada puedas hacer ya por cambiar lo ocurrido, creo que con tu actitud nos pides perdón.
Ahora veo el telediario y puedo observar cómo los del PSOE sacan pecho y reprochan al PP que no tome medidas… jejejjeje, pero ustedes señores varones del PP no se preocupen y aguanten el chaparrón porque en cuestión de horas saldrá algún golfo del PSOE, que en eso sí coinciden ustedes. En tratar de resolver el problema de 4,5 millones de parados no, pero en ser todos unos golfos, ¡sí!.
Usted es un hombre grande Don Jaume ya que con tu dolor has dado luz a las sombras del vecino y ahora vemos por fin que muchos dirigentes del PSOE se hicieron de izquierdas para vivir como los de derechas, que don Felipe se compraba a través de una sociedad interpuesta un chalecito de 3 millones y a mí no me llega para el alquiler, que don José tiene gustos finos de caballos de pura sangre y unos ingresos de 1 millón de euros al año y mi coche casi no pasa ni la ITV, que don Manuel cambia leyes para que su vástaga (no vástago) se lleve crudo unas ayudas de millones que no le correspondían y a mí me niegan una simple ayuda para crear una consultora, que varios ministros no tienen ni la EGB y para ser conserje en la Comunidad de Madrid exigen el bachiller, que doña Leire gana al mes lo que tú no ganas en un año…

Algo es algo Don Jaume y gracias por sus servicios porque quizá la corrupción les obligue a sentarse y crear una comisión que estudie una Ley que podríamos llamar “Ley contra la impunidad del político golfo y sus secuaces” por la cual ningún cargo público saldrá de la cárcel hasta que devuelva todo lo que se llevó, o si lo prefiere, su condena empezará a cumplirse cuando esté repuesto lo que falta…

11 de marzo de 2010

Armas de destrucción total...

Si eres de las personas que crees que todo puede ir a peor pero no sabes cómo lograrlo, ahora tienes la ocasión de ensayar estas 10 estrategias definitivas que garantizan que la situación se agravará de tal manera que ya no será necesario volver porque tu empresa ha quebrado, tu familia ha huido a Uganda o tus amigos han cambiado de teléfono o de lugar de encuentro sin decirte nada.

Estas son las 10 armas de destrucción total:
1. Esperar que el problema se resuelva por sí solo. Sistema para transformar una bola de nieve en una avalancha.
2. No ser consciente de que las cosas casi nunca resultan como fueron planeadas. El perfeccionismo conduce hacia la frustración perpetua.
3. No asumir responsabilidad y buscar culpables. Actitud adecuada para no aprender de los errores y cultivar un destructivo sentimiento de víctima.
4. No disculparse por errores o actitudes adoptadas. Excelente estrategia para buscar el aislamiento y la pérdida del respeto de los demás y de uno mismo.
5. Aferrarse a una sola manera de solucionar las cosas. Este sistema una falsa sensación de control que puede desvanecerse en cualquier momento. No tienes control sobre algo descontrolado.
6. Confrontar los errores con arrogancia y displicencia. Si ya lo sabes todo, lo mejor que puedes hacer es rechazar enérgicamente opiniones que ofrezcan otros puntos de vista, o posibilidades de resolver el problema o aprender de los errores.
7. Sobreestimar lo hecho por uno y subestimar lo hecho por los demás. Te servirá para lavarte las manos a corto plazo y creo que puede que sea posible convencer a los demás de la importancia de la labor propia y de la ineptitud del resto; pero lo más probable es que con el tiempo se pierda toda credibilidad.
8. Sentirse mal y decidir que es lógico tener que preocuparse y angustiarse. Contribuye a ampliar la percepción de responsabilidad y a multiplicar exponencialmente el nivel de estrés.
9. Reaccionar con irritación y rabia. Si en alguna ocasión nunca supiste cómo estar sólo, esta arma logrará por sí misma ahuyentar y alejar el apoyo de los seres queridos y los compañeros de trabajo.
10. Compara tus logros con los de los demás. De esta manera podrás tener siempre presente tu mente en aquello que te falta en vez de concentrarte en aquello que tienes.

"Ten cuidado a qué distancia estás y cómo las empleas porque los daños colaterales son mucho más extensos y duraderos que los misiles o bombas empleadas en las últimas guerras"

13 de febrero de 2010

No seas asno

Lo difícil de decidir
Tomar una decisión y que además sea correcta es difícil. Muchas veces tenemos poca información, y otras todo lo contrario, hay tantas opciones y alternativas que sólo el análisis y estudio de todas ellas con sus ventajas y pegas nos harían perder la oportunidad. Si las opciones son muchas corremos el peligro de arrepentirnos de la elección tomada y si son pocas no hemos decidido si no que se nos ha impuesto algo.

Ser indeciso no es una buena decisiónSi el sistema de decidir de un indeciso es común a todos los indecisos del mundo, también lo son sus consecuencias. Un indeciso se equivoca con mucha frecuencia porque tras aplazar las acciones varias veces por diversos motivos, llega un momento en que ya no es posible postergarlos más porque finalizan los plazos. Es entonces cuando el indeciso se ve obligado a lanzarse a actuar de forma precipitada y probablemente cometiendo errores. Se ha generado la pescadilla que se come la cola: “aplaza decisiones porque no quiere errar, comete errores porque se precipita”.

Madurar, evolucionar y crecer no lo dan los años si no las ocasiones que nos ofrecen estos para aceptar y afrontar libremente con orgullo la responsabilidad de nuestras decisiones.Muchos indecisos lo son consecuencia de una búsqueda malsana de la perfección. No se desentienden de lo que les preocupa si no que quedan atrapados e inmóviles en el análisis pretendiendo dar con la solución ideal.

Decidir es correr riegos, ponerse en peligro; aceptar el desafío de vivir.Antes de iniciar un nuevo proyecto podemos mirar al horizonte y contemplar todos los senderos posibles para iniciar nuestro camino. En ese instante en nuestra mente surge una sensación de poder y libertad porque somos libres para elegir qué camino emprenderemos, y además, poderosos porque nada ni nadie puede contradecir esta idea. Es una sensación tan mágica y placentera que nos gustaría mantenerla infinitamente con nosotros; pero sabemos que en el preciso instante en el que tomemos una dirección, todo se desvanece. Ya no hay vuelta atrás: decidir un proveedor conlleva prescindir de otros, querer a Carmen supone la renuncia a seducir a Silvia, Marta …; si te matriculas en Derecho quiere decir que se desvanecen definitivamente los sueños de ser un intrépido aventurero, un hábil jugador de fútbol o un valiente torero ...

Decídete y no seas un asno.Pero es necesario que hagas algo y pases a la acción porque si no te ocurrirá igual que al asno de Buridán, que ante la alternativa entre beber de un cubo de agua y comer de un saco de avena quedó quieto presa de la indecisión hasta morir de hambre y de sed.

La peor de todas las decisiones es la que dejaste sin tomar

25 de enero de 2010

AMARGURA

Después de lo que pude ver y oír ayer en una cafetería me resisto a dejar pasar la oportunidad de escribir sobre ese grupo de personas que hablan a través de las heridas que tienen, sin darse cuenta de que no siempre es necesario ser perdonado por los demás, muchas veces es más importante aprender a perdonarse uno mismo.

La conversación que escuché se resumió en que una mujer de unos 30 años le comentaba ilusionada a otra que su pareja le había planteado la posibilidad de vivir juntos para ir asentado la relación con vistas a casarse en un futuro cercano. Su rostro ilusionado y feliz en esos instantes, después de escuchar a su amiga 10 minutos se tornó en una profunda duda.

Pude intuir fácilmente que todos sus razonamientos confirmaban la teoría de que la mayoría de las personas que están amargadas es porque sienten que sus vidas no son lo que deberían ser. Siempre están quejándose porque sienten en lo más hondo de su ser que si esto que están viviendo es lo único que hay, no vale la pena continuar, y consecuencia de esta amargura surgen ira, envidia, rabia, odio...

Tienen la sensación de que los años pasan y a sus vidas no llegó la felicidad, mientras que a su alrededor ven rostros de personas que ríen y disfrutan. No pueden permitir que esas personas con sus rostros felices, con sus caras de alegría, con sus esbozos de sonrisas, con sus gritos de plenitud vital…. les insulten recordándoles que cada día que pasa pierden una oportunidad fantástica para dejar sus preguntas retóricas que sólo les envenenan para subirse al carro de la felicidad. No van a tolerar que su queja contra la existencia no tenga éxito y van a vestir de riguroso luto todo aquello que les rodea.

No pude resistir la tentación y aproveché que su “amiga” se levantaba para ir al servicio, imagino que a cargarse de hiel, rabia, envidia, ira y soledad antes de iniciar el asalto final, para pedirle a aquella mujer que cogiera los pedazos de su corazón roto y corriera tanto como pudiera porque en el segundo asalto la hundiría del todo y probablemente para siempre.

5 de enero de 2010

Mis nuevos propósitos

Un nuevo año y como todos los anteriores me planteo cambios y propósitos nuevos en mi vida con la intención de crecer y mejorar como persona y sentirme mejor conmigo mismo. Como muchos de estos propósitos se repiten año tras año y al final no he sido capaz de cumplirlos, utilizo una lista del año anterior para que se convierta en los propósitos del año nuevo y con ello ahorrarme ese esfuerzo mental. Confieso que mis propósitos para el 2009 fueron:
- Dedicar más tiempo a mi blog y a mi negocio.
- Deshacedme del coche viejo o comprarme un coche nuevo.
- Mejorar mi inglés.
- Aumentar mis conocimientos prácticos en informática.
- Vivir en un entorno más agradable, con naturaleza, campo, aire puro …
- Centrarme en una cosa y no en varias.
Lo que voy a proponerme este año serán cosas un tanto diferentes y especiales, ya que la vida me ha enseñado que aún siendo previsor el futuro nunca es como nosotros queremos que sea. Entre nosotros y no se lo digas a nadie, no logré ninguno de mis propósitos y por ese motivo este año me he propuesto:
1-. Dejar de fumar. La ley que prohibirá fumar en bares y el precio del tabaco me ayudará a dejar el “vicio”. Mejor no olvidar que el tabaco mata más que las carreteras españolas.
2-. Ponerme a dieta. Este año empezaré la operación bañador 8 meses antes para que no se me atragante una dieta que nunca logré acabar. Los excesos de la Navidad pasan factura y si además dejo de fumar, ya sabes que algunos kilos se harán un hueco en mi fornido cuerpo.
3-. Vivir una vida más sana. Empezaré comiendo más verdura y menos carne, continuaré bebiendo dos litros de agua y no de cerveza, y acabaré corriendo el 31 de diciembre del 2010 la San Silvestre Vallecana.
4-. Más tiempo para amigos y familia. Me he dado cuenta en la mitad del camino que es en lo único que he tenido suerte y que no quiero que le pase lo mismo que a la planta que me regaló mi madre que se heló con la primera nevada. Su pronóstico es reservado pero evoluciona favorablemente y estoy seguro que en los próximos meses saldrá adelante.
5-. Ver menos televisión y leer más. Antes me sentía culpable por ver mucho la televisión y no leer nada. Aprovecharé este nuevo año para comprar más libros científicos y evitar malgastar dinero y tiempo en novelas de ficción.
"Seguro que estos propósitos me valen para el próximo año … porque este lo voy a dedicar sólo a ser feliz y hacer feliz a los que me rodean".