11 de marzo de 2010

Armas de destrucción total...

Si eres de las personas que crees que todo puede ir a peor pero no sabes cómo lograrlo, ahora tienes la ocasión de ensayar estas 10 estrategias definitivas que garantizan que la situación se agravará de tal manera que ya no será necesario volver porque tu empresa ha quebrado, tu familia ha huido a Uganda o tus amigos han cambiado de teléfono o de lugar de encuentro sin decirte nada.

Estas son las 10 armas de destrucción total:
1. Esperar que el problema se resuelva por sí solo. Sistema para transformar una bola de nieve en una avalancha.
2. No ser consciente de que las cosas casi nunca resultan como fueron planeadas. El perfeccionismo conduce hacia la frustración perpetua.
3. No asumir responsabilidad y buscar culpables. Actitud adecuada para no aprender de los errores y cultivar un destructivo sentimiento de víctima.
4. No disculparse por errores o actitudes adoptadas. Excelente estrategia para buscar el aislamiento y la pérdida del respeto de los demás y de uno mismo.
5. Aferrarse a una sola manera de solucionar las cosas. Este sistema una falsa sensación de control que puede desvanecerse en cualquier momento. No tienes control sobre algo descontrolado.
6. Confrontar los errores con arrogancia y displicencia. Si ya lo sabes todo, lo mejor que puedes hacer es rechazar enérgicamente opiniones que ofrezcan otros puntos de vista, o posibilidades de resolver el problema o aprender de los errores.
7. Sobreestimar lo hecho por uno y subestimar lo hecho por los demás. Te servirá para lavarte las manos a corto plazo y creo que puede que sea posible convencer a los demás de la importancia de la labor propia y de la ineptitud del resto; pero lo más probable es que con el tiempo se pierda toda credibilidad.
8. Sentirse mal y decidir que es lógico tener que preocuparse y angustiarse. Contribuye a ampliar la percepción de responsabilidad y a multiplicar exponencialmente el nivel de estrés.
9. Reaccionar con irritación y rabia. Si en alguna ocasión nunca supiste cómo estar sólo, esta arma logrará por sí misma ahuyentar y alejar el apoyo de los seres queridos y los compañeros de trabajo.
10. Compara tus logros con los de los demás. De esta manera podrás tener siempre presente tu mente en aquello que te falta en vez de concentrarte en aquello que tienes.

"Ten cuidado a qué distancia estás y cómo las empleas porque los daños colaterales son mucho más extensos y duraderos que los misiles o bombas empleadas en las últimas guerras"