4 de diciembre de 2011

ESCUCHAR ES UN ARTE (parte I)

                                                                                                                     Escuchar es un arte (parte II)
El arte de escuchar es un arte que necesitamos desarrollar.
La comunicación está siendo reducida a una visión simplista al centrarse exclusivamente en aquello que se cuenta obviando que la otra parte escucha…

1 de noviembre de 2011

España será la cantera del talento europeo


Siempre estamos preocupados por el futuro y más cuando en todos los medios de comunicación nos exhortan a mirar con lupa lo que ocurre en las aulas y realmente no hay que preocuparse por nada porque estaremos en buenas manos; seguramente en las mejores manos.
Nadie da un duro (mejor dicho 6 céntimos de euro) por la juventud que hoy está en los institutos y nos están haciendo creer que son un problema que ha sido generado por el propio sistema que nosotros, los de mi generación hemos creado y alentado.
No hay problema que solucionar y podemos irnos todos a dormir tranquilos, ellos saben lo que están haciendo y lo peor de todo es que saben porqué están haciendo lo que hacen.
Es noticia que en determinados centros algún profesor es agredido verbal o físicamente, pero también es cierto que en otros miles de institutos se forman personas con arrestos suficientes como para mirar el futuro con entusiasmo y alegría.
Aquí os traigo un presente que no tiene desperdicio por su frescura, arrojo y entereza. Me lo entregó el delegado de curso y no hay desperdicio en ninguna de las 30 líneas que lo componen. Hay algo que no puedo compartir con vosotros y es el brillo que había en sus ojos, ese sutil brillo de inteligencia humana y práctica que irradia todo líder natural capaz de implicar a sus compañeros en una empresa más grande que ellos mismos y que se resume en cambiar el mundo que a ellos les afecta.

Aquí os entrego su manifiesto que con todo el aplomo que te dan los 16 años titularon: “Mandamientos de todo buen alumno que busca la excelencia” 
  1. El alumno siempre tiene la razón.
  2. En el caso que el maestro la tenga, aplicar la regla No.
  3. El alumno no comete errores, solo comprueba la sabiduría del maestro.
  4. El alumno no se escapa de clase, solo sale a tomar el sol.
  5. El alumno no grita, solo tiene la voy muy fuerte.
  6. El alumno no dice groserías, solo expresa sus sentimientos y aprende un lenguaje vulgar.
  7. El alumno no destruye el mobiliario, comprueba su resistencia.
  8. El alumno no pinta los bancos, los decora.
  9. El alumno no pone apodos a los maestros, estudia sinónimos y apariencias.
  10. El alumno no llega tarde, el maestro llega temprano.
  11. El alumno no discute, comenta sus puntos de vista.
  12. El alumno no copia, se cerciora que el compañero no cometa errores.
  13. El alumno no contesta por que no lo sepa, sino por que el maestro ya lo sabe.
  14. El alumno no se escabulle en las explicaciones, solo sintetiza el tema.
  15. El alumno no come en clase, solo se nutre bien.
  16. El alumno no se sienta mal, solo busca una posición mas cómoda.
  17. El alumno no recibe reportes, solo va a saludar a la máxima autoridad.
  18. El alumno no es que no quiera estudiar la materia, solo se propone un cambio de horario.
  19. El alumno no cuenta chistes, solo hace más amena la clase.
  20. El alumno no repite curso por que no estudie, sino por que el maestro no dio el tema.
  21. El alumno no juega en clase, solo se esparce un poco.
  22. El alumno no es que no quiera tomar apuntes, es que el maestro dicta muy rápido.
  23. El alumno no es que no sepa los temas, es que el maestro no sabe explicar.
  24. El alumno no se duerme en clase, solo se recupera de la noche anterior.
  25. El alumno no es expulsado, solo se toma unas vacaciones adelantadas.
  26. El alumno no ve revistas pornográficas, solo estudia anatomía humana.
  27. El alumno no fuma, estudia el efecto del tabaquismo en su clase de biología.
  28. El alumno no falta a clase, solo comprueban su capacidad de organización.
  29. El alumno no soborna al maestro, solo financia su calificación.

Aquel día rejuvenecí 25 años y sentí un poco de envidia por no haber podido formar parte de ese grupo de personas que serán el futuro de este gran país. Dios les bendiga y los ilumine en el camino que tendrán que hacer la mayoría de ellos por el desierto de becarios mal pagados, de trabajo precario con jefes incompetentes… pero estoy seguro que todo les hará mucho más fuertes porque este país necesitará de personas como ellos para salir adelante.

¡¡Podemos dormir tranquilos y en paz porque estaremos en muy buenas manos¡¡.

16 de septiembre de 2011

Virtudes intelectuales de todo tertuliano


Después de estar casi un mes sin tv, por fin la he encendido y después de unos instantes de zozobra y duda la he apagado. En este último mes algo ha ocurrido y no me he dado cuenta, algo está cambiando y no me han avisado. Llamé a varios amig@s para que me informaran de si es que había un complot contra mí y mi tv o si ya nos habían invadido los de la constelación sideral de Magnolina. No podía ser, no me lo creía; eso no me podía pasar a mí: canal que sintonizaba, tertulia que me encontraba.

No es tan sencillo encender la TV o la radio y eludir encontrarse con una tertulia llena de tertulianos dando opinión sobre lo que sea, desde la matanza de ballenas hasta el precio del barril de brent, pasando por los medios para eliminar el absentismo laboral.Si escuchas con atención y no te dejas envolver por sus palabras, observarás rápidamente que ninguno de ellos es un intelectual propiamente dicho porque carece de cualquiera de los rasgos que definen a un intelectual de verdad. No obstante, son presentados como tales para sonrojo de aquellos que sí lo son.

Dudo que haya alguno de ellos que piense por sí mismo, de manera autónoma y libre, sin la influencia de partido o líder político que adoctrine su discurso en cada una de las tertulias a las cuales se le invite o se presente. Digo “se presente” porque aunque no se lo crea la gente, en cada tertulia aparece uno o varios representantes de cada partido defendiendo a capa y espada muchas veces posturas indefendibles.

Es maravilloso ver cómo de vez en cuando alguno de los presentes le ataca al otro recordándole que está muy influenciado por tal o cual partido alegando que él no milita en el otro partido, en ninguno. ¡¡ Él es libre ¡¡ y nosotros tan imbéciles de creérnoslo. Seguro que en el futuro cambio que se vislumbra en el horizonte le nombran director de informativos o le hacen vicepresidente de RTVE, o cualquier otro disparate por pago a los servicios prestados en las trincheras de las tertulias donde tuvo que defender cuerpo a cuerpo y a bayoneta calada lo indefendible.


De todas las características propias de un intelectual como…

Humildad: para aceptar lo que no se sabe

Valor: para luchar contra determinados prejuicios

Empatía: para respetar todos los planteamientos contrarios

Integridad: para comportarse tal y como se predica

Perseverancia: para no tirar la toalla ante la primera dificultad

Autonomía: para poder tener un pensamiento crítico y ser libre de todos los amos que esclavizan

No he tenido el placer de observar ninguna de ellas en ningún tertuliano, periodista o intelectual.


Estoy seguro que una persona una persona normal y corriente, con sus ideas, convicciones e ideologías… puede mostrarse imparcial e intelectualmente más responsable que cualquiera de estos adalides de la libertad de prensa. A muchos de ellos se les nota en la mirada que tienen miedo porque ven que el futuro les depara sustos y sorpresas a doquier; mientras que a otros se les ven los cuchillos entre los dientes esperando el último asalto…

La figura que no se te vas a encontrar en ninguna de estas tertulias, salvo a estos tertulianos, es a alguien como tú. Bueno, no te fíes porque igual mañana deciden darle una vuelta al asunto y nos hacen a todos tertulianos para subir el share o lo que sea eso.

Mientras tanto y después de estar casi un mes sin tv, por fin he decidido libremente estar otro mes más sin encenderla para tranquilidad de espíritu y paz de alma.   ¡AMEN!

29 de julio de 2011

El truco de descomponer para analizar y pensar

Tuve el placer de escuchar la disquisición de un “gurú iluminado”.Se trata de uno de esos que tanto se llevan esta década, o mejor dicho milenio. No pude grabar todo su monólogo porque hubiera sido el acicate que le faltaba para haber continuado hasta el amanecer,… o más.

Sólo quiero añadir que las terrazas de verano son el lugar perfecto donde esta tropa, raza, calaña o… llámesele “X” se encuentran acechando a sus víctimas con la postilla final a cada uno de sus soliloquios… “¿un gintonic más, no?”.

Me pregunto, ¿esta gente no tiene casa?. Ahora sé que la respuesta es: ¡¡sí¡¡. Pero prefieren los que se quedan en ella que salgan, se expandan y si quieren que no vuelvan. No me extrañaría que al que cito a continuación su familia se haya mudado y no le haya dicho a donde se fueron.

Su disquisición la he titulado “El truco de descomponer para analizar y pensar” y se inicia con una serie de pensamientos profundos y novedosos del estilo: si analizamos o pensamos sobre un problema, descomponemos ese “algo” que antes era un entero, en partes. Sobre esta idea estuvo aproximadamente hablando 1 hora y media sin aportar nada nuevo salvo los 3 o 4 gintonics que se bebió en ese tiempo, al margen de los que ya llevaba encima.
Pienso que era mucha carga para ese buen hombre y poca espalda para soportarla.

Imagino que lo que quiso decir más o menos es que:

CUANDO PENSAMOS, tenemos un propósito dentro de un punto de vista o un marco de referencia basado en suposiciones o elementos que se dan por hecho aunque no sean ciertos, que a su vez llevan a implicaciones y consecuencias si aceptamos como cierto ese pensamiento.
A todo esto hay que añadir que usamos datos, hechos y experiencias para hacer inferencias y emitir juicios basados en conceptos y teorías de elaboración propia o prestada.

Si hacemos esto porque los problemas definidos como tales son algo muy grande que si se desmenuza en una o más de sus partes parecen más manejables, o al menos, albergamos la esperanza de que tendremos más posibilidades de controlar la situación si se pone difícil.
Digo parecen porque el éxito depende de nuestra habilidad para identificar los componentes y de los mismos aquel que podemos manejar con soltura y que a su vez influya en el resultado que buscamos.

¡¡Vamos!!. Casi como preparar un gintonic o arreglar una lavadora, ¿o no?.

20 de junio de 2011

INDIGNACIÓN: UNA FORMA ELEGANTE DE EXPRESAR LA IRA

Aunque reconozco que nunca faltarán motivos para escandalizarse porque siempre habrá un crimen horrendo ante el que poner el grito en el cielo o una injusticia ante la cual podamos manifestar airadamente nuestro enojo; debemos conocer al menos a grandes rasgos cómo funciona el mecanismo de la indignación porque de lo contrario seguro que nos veremos involucrados en situaciones no deseadas.

El mecanismo de la indignación es sencillo:
1. Fijar la atención en un hecho objetiva o subjetivamente condenable.
2. Una vez sulfurados, optar por alguna de las diversas modalidades para manifestar la indignación: mascullar improperios, fulminar al autor con miradas de reprobación, mandar cartas de protesta a los periódicos, montar una coordinadora en defensa de algo, o mejor aún, contra algo.

Nos indignamos porque de esa manera:1. Ponemos las cosas en su sitio.
2. Señalamos la falta o el error.
3. Manifestamos nuestra disposición a plantarle cara, a no tolerar aquello que rompe nuestro orden moral.

La mayor parte de nuestras indignaciones no son respuestas justas a un hecho merecedor de reprobación, sino actos reflejos de un pensamiento rígido que se defiende no sólo ante las manifestaciones ajenas de maldad, sino también ante las de libertad, ingenio, creatividad o discrepancia.

Hipócritas y la indignación:A estos personajes les tranquiliza mucho sentirse escandalizados por algo, y más aún manifestar ese sentimiento de la forma más enérgica posible. Una vez instalados en la indignación toda su energía se disuelve en odio, ira, rencor, lamento y rabia.
La indignación es el gesto del moralista intolerante al que le duele algo y atribuye la causa de su dolor a un elemento ajeno, cuando probablemente el problema está dentro de él.
Nos volvemos inquisidores indignados cuando somos infelices y llenamos a través de irritación, ira y enfado un hueco que no hemos sabido llenar con satisfacciones.

30 de mayo de 2011


EL SISTEMA UNIVERSAL DE COMUNICAR 

Sé que estabais esperando que hablara de los “indignados” de Sol pero después de estar allí el sábado previo a las elecciones municipales me di cuenta de que ya se acabó todo lo que se daba.

Ya nos han comunicado algo a todos, y para desgracia de muchos hemos llegado a la misma conclusión: los políticos son una casta peligrosa, muy peligrosa, peligrosísima…
Ahora que ya lo sabemos todos, no es necesario lanzar más cócteles molotov contra la clase política. Dejemos que reflexionen en privado y que pongan medios y medidas para que no se vuelva a repetir.

A lo que me ocupa, prefiero escribir sobre algo que me interesa más, como por ejemplo la comunicación; porque realmente esto de la comunicación es algo importante sobre lo que llevaba pensando desde hace mucho tiempo escribir en mi querido y abandonado blog.

Creo que hace unos 10 años aproximadamente llegué a la conclusión de que la comunicación es una cadena simple y lógica, tan simple y lógica que vale tanto para un grupo de niños como para un auditorio de adultos viendo el telediario. El proceso sería muy simple ...

“Escuchar implica oír y comprender lo que se dice; oír es sólo percibir las palabras sin darnos cuenta de lo que significan; comprender es interpretar adecuadamente o darle significado correcto a lo que se oye pero para comprender lo que se oye es indispensable atender lo que se dice; atender es fijarse o interesarse en algo o en alguien”.
¡¡¡¡Por eso es tan difícil estar atento¡¡¡¡

24 de abril de 2011

Productividad laboral y felicidad

Hace un año me lancé a la aventura de este blog y ese mismo día pude observar que toda la gente con la que me cruzaba estaba triste o seria. Me llamó mucho la atención este hecho y es algo a lo que le venido dando muchas vueltas durante todo este tiempo concentrándolo en una sentencia: “si la gente no es feliz es o porque no sabe o porque no puede; pero jamás porque no quiere”.

En pocas palabras y entre nosotros, lo más lógico es que no seas feliz en tu trabajo y si lo fueras jamás se lo dirías a nadie. Este hecho es normal por dos motivos, uno es que tenemos la idea estúpida de que no se puede ser feliz en el trabajo y el otro es que reconocerlo generaría por lo menos incomprensión y envidia.

Todas las empresas necesitan aumentar la productividad de sus equipos y una de las maneras más sencillas y baratas es buscando que sean felices, que superen el estrés diario y el alto grado de incertidumbre en el que se deben manejar. Aunque cualquiera puede desempeñar correctamente su trabajo diario de manera eficiente en términos de productividad, cuando se pasa a escenarios donde el estrés y la incertidumbre es alta, es necesario darle a todo esto un barniz de felicidad, de gustarte lo que haces, de entender que tu labor tiene una trascendencia, al menos para los tuyos porque si no es así tarde o temprano la situación te desbordará.

Ser capaz de descubrir la felicidad en el trabajo diario es pasar a ser una persona altamente eficaz que es capaz de desarrollar su labor enfocando toda su capacidad creativa hacia las actividades que realiza, sacando mayor provecho y mayor rendimiento del tiempo invertido.

Los beneficios son directos tanto a nivel personal como para la empresa.

Si dejamos a las personas enfocarse en la parte del trabajo que más les gusta, que más satisfacciones les traiga y que con mayor alegría realizan, la productividad se acelera y los resultados se notan.


Yo que me dedico a la gestión del tiempo y temas cercanos como productividad, estrés…, he percibido que ninguna metodología conocida es más eficaz que la de buscar la felicidad en el trabajo realizado. Está claro que existe una relación muy estrecha entre la felicidad en el trabajo y la productividad aunque es necesario que responsables de RRHH, directores, gerentes, empresarios y líderes en general, sean capaces de ver dicha relación, la promuevan y se decidan a buscar caminos reales y no teóricos para implementar estrategias factibles.

Yo al menos he encontrado por lo menos 8 razones que permiten afirmar que la felicidad es un elemento clave en la productividad, vamos que felicidad en el trabajo es sinónimo de productividad

Un trabajador feliz es un trabajador motivado y optimista:La motivación es uno de los motores de la productividad. Una persona feliz, conoce su potencial y sabe manejarlo para sacar adelante cualquier proyecto. Ser feliz permite manejar mejor los riesgos, la toma de decisiones y las variables pesimistas de cualquier situación.

Un trabajador feliz desarrolla todo su talento:La felicidad ayuda a que el talento natural de las personas fluya de forma continua y es que la gente feliz parece tener más energía y dinamismo que los que no lo son. Todo deriva en mayor eficiencia y en mayor productividad.

Un trabajador feliz se adapta mejor al equipo:La felicidad mejora nuestra relación con los demás porque la felicidad se contagia y tener a gente feliz en la empresa hace que el resto de compañeros tiendan a sentirse mejor trabajando con esa persona.

Un trabajador feliz es más creativo:El buen humor abre la mente, y en las mentes abiertas, es más posible que surjan buenas ideas. Y si tu trabajo depende en cierta forma en la creatividad, entonces primero necesitas ser feliz en lo que haces, para luego poder ser productivo.

Un trabajador feliz se adapta mejor a los cambios:
Las personas felices no tienen tanto miedo a los cambios y manejan mejor la incertidumbre de todo proceso de cambio. Logran entender mejor los cambios, se resisten menos a su imposición y terminan creando un ambiente propicio para su implementación.

Un trabajador feliz es menos propenso a equivocarse:La razón es simple, la disposición a resolver problemas, a la motivación y a la proactividad genera que se minimice la producción de errores y si se produjeran estos fueran corregidos según vayan surgiendo de forma casi imperceptible.

Un trabajador feliz busca soluciones, no crea problemas:
Una persona feliz tiene su mente abierta a las soluciones, no a los problemas. Muchos de los problemas son perfectamente solucionables en los primeros estadios. Es más, los pueden solucionar los mismos trabajadores.

Un trabajador feliz es un buen discípulo:Está predispuesto al aprendizaje, para la formación y para la adaptación de nuevas forma de trabajar. No tendrá problemas para aprender todo lo nuevo que pueda surgir y en menor tiempo que alguien que no lo es.

31 de marzo de 2011

Preguntas que facilitan recolocarse

Hay cerca de 5 millones de parados y el panorama económico de nuestro país se presenta al menos, incierto. En esta coyuntura, aquellos que han perdido recientemente su empleo no deben dudar en iniciar de inmediato una búsqueda para encontrar una nueva ocupación.

Aunque los primeros efectos del despido pueden ser perturbadores, también es cierto que siempre existen soluciones. Cualquier paso dado en esta situación debe inducir a pasar a la acción, con el objetivo de facilitar el cambio de actitud y comenzar a pensar a futuro. El propósito es ir alcanzando pequeños logros que faciliten la recolocación.

No hay recetas mágicas para encontrar un empleo, pero las preguntas que deben formularse a sí mismos y que facilitará enormemente esta ardua labor podrían ser estas que paso a detallar a continuación:

¿Qué le digo a la gente?
Elabora un mensaje claro que contar a tu entorno acerca de tu nueva situación laboral. No es utilizar subterfugios. Directo y al grano porque quizá alguien te pueda ayudar, pero para hacerlo tiene que saber cómo.

¿Qué he conseguido?
Identifica tus logros y resultados en tu carrera profesional. Seguro que algo has estado haciendo estos últimos 7 años en la empresa antes del ERE.

¿En qué soy bueno?
Haz una evaluación de tus capacidades y establece aquéllas que son diferenciales.
No es necesario haber escrito un libro para poder definirte como una persona muy capaz en alguna especialidad.

¿Qué busco?
Fija tu puesto y sector objetivo, siendo tan concreto como puedas.
Preferible donde puedas aportar un valor añadido a la empresa que te contrate.

¿Qué transmito?
Elabora tu anuncio: un único mensaje de 90 segundos que transmitir a empleadores y contactos.

¿Cómo llego a mi objetivo?
Define tu plan de marketing, haciendo que tu mensaje se pueda trasladar de forma eficaz por cada canal.

¿En quién me apoyo?
Selecciona tus contactos en una BBDD y pasa a gestionarlos como si fueran clientes.

¿Cómo me ayudan?
Busca concertar una cita con cada uno de tus contactos para pedir asesoramiento Si te basas en la filosofía de “dar para poder recibir” se te abrirán hasta las puertas del ascensor.

¿Qué hago cada día?
Fija un objetivo semanal y elabora un calendario para centrar todos tus esfuerzos en lograr ese objetivo. Por ejemplo, 3 reuniones y 10 llamadas a BBDD de contactos.
Si puedes crear un calendario semanal que garantice que dedicas 40 horas al trabajo de buscar trabajo mejor.

24 de febrero de 2011

Felicidad, sexo y trabajo…

Felicidad y sexo mueven el mundo, o al menos eso parece en cualquier búsqueda que uno haga en Internet. Será que es porque necesitamos información sobre cómo ser más felices y mejores amantes o porque ya siéndolo queremos serlo más. Eso último suena poco elegante, y estoy seguro que a más de uno le parecerá “glotonería” infantil porque si ya estás lleno de felicidad y placer, ¡¡¡para qué más¡¡¡. Además, pocas cosas generan tanta envidia como ser feliz o disfrutar de la compañía de una buena amante (hombre o mujer, cada uno elija).

Uno puede encontrar la felicidad de muchas maneras y en muchos sitios, pero donde hay muy poca gente que la encuentre es en el trabajo (sobre el sexo y trabajo prefiero dedicarle un capítulo aparte en un futuro cercano y juro solemnemente que no habrá menciones ni a personas ni a instituciones).

Parece como si las personas no fueran felices en el trabajo (lugar donde están casi 1/3 de sus vidas y ahora hasta los 67 años). Los elementos básicos para que las personas sean felices en su trabajo son tan simples y conocidos que no me podía creer lo que estaba viendo porque sólo es necesario asignar a una persona tareas acordes con su preparación y competencias, fijar y explicar qué se espera de ella a través de objetivos específicos, medibles, alcanzables, realistas y definidos en el tiempo, proporcionarle la formación, herramientas y medios adecuados para que pueda conseguirlos y recompensarle de forma justa y equitativa en función de sus logros.

Es casi más compatible trabajo y sexo, que trabajo y felicidad.

¿Qué razones hay para que no se pueda dar la felicidad en el trabajo?. ¿Qué estamos haciendo mal?. ¿Quién es el culpable?. ¿Por qué la gente no quiere ser feliz en el trabajo?Las razones que uno se encuentra dependen del “gurú” elegido aunque hay elementos que resultan comunes.

1. Buscar trabajar cada vez más deprisa.Estar inmerso en un ambiente de urgencia constante genera estrés laboral y una enorme cantidad de errores que corregir. Correr de un sitio a otro sin saber exactamente el objetivo que buscamos sólo genera inseguridad.

2. Carecer de una visión de conjunto sobre el trabajo realizado.Saber que hacemos algo que tiene una trascendencia nos da un valor ante los demás y ante nosotros mismos.
Como muy bien explica Richard Sennett en “El Artesano“, hemos perdido el placer de hacer bien las cosas por el simple placer de las cosas bien hechas y, con ello, la felicidad que se desprende de haber hecho bien una cosa más allá de su mera producción material.

3. No entender que las decisiones actuales condicionan los resultados futuros.Para recoger la cosecha de trigo primero hay que haber sembrado… Muy pocas veces se logran resultados duraderos cuando se centran todos los esfuerzos a corto plazo porque en un escenario empresarial en constante evolución es necesario elevar la mente y buscar espacios donde quizá en un futuro cercano debamos estar, lo deseemos o no.

4. Castigar el error.“Errar para aprender” debería ser el lema que apareciera en manifestación estudiantil desde este momento porque en un escenario de cambio y evolución constante, donde muchas veces más que empresarios son aventureros o buscadores de nichos de mercado, el error y el fracaso son los nuevos manuales de aprendizaje una vez que se dejan las aulas universitarias.
Si no hay un colchón donde poder asumir riesgos y cometer errores, es muy difícil que el talento humano y todo lo que va unido a él florezca.

¡¡Cuando el capital se esconde aparece el talento¡¡.

5 de enero de 2011

Carta abierta a Papá Noel ....

Mi intención inicial era escribir una "Carta abierta a Papá Noel", pero por si me fallaba o por si no podía porque tenía mucho trabajo o porque simplemente no quería (que ya se sabe lo que pasa con las personas cuando se hacen mayores), he decidido enviar una copia a los Reyes de Oriente, Santa Claus, Olentzero, Viejito Pascuero, Colacho, San Nicolás, Esteru, Apalpador...

¡¡De esta manera no puedo fallar¡¡
Queridos amigos, desde hace unos años he dejado en vuestras sabias manos la decisión de dejarme algún premio debajo del árbol o al lado del Belén, pero este año y por cuestiones en las que no me quiero explayar lo he sustituido por un geranio y no quiero que os desorientéis.

Siempre se vieron superadas mis expectativas por lo cual nunca insistí mucho pero me he dado cuenta que de hace un tiempo a esta parte, os habéis relajado. Imagino que estaréis subcontratados por alguna ETT, o en régimen de semiesclavitud como están otros tantos compañeros. Para que veas, Olentzero y Papá Noel están haciendo una sustitución con un contrato precario porque cuando pasas de los 200 años nadie te quiere contratar. Me han dicho que la cosa está muy mala y peor que se va a poner, y que al único que le van bien las cosas es a Santa Claus porque ha podido firmar un contrato en exclusiva con Obama.

Si bien no dudo de vuestra generosidad, este año lo quiero dejar por escrito y por eso retomo una costumbre que había perdido. Me molestaría que pensarais que desconfío de vosotros o peor que creáis que es para que atendáis la demanda de algún capricho personal. ¡¡¡No, y mil veces no¡¡¡. Lo hago porque necesito trasladaros una serie de peticiones, de las que me gustaría beneficiarme en parte, pero cuyos destinatarios somos el conjunto de habitantes de este país.

Aunque sé que somos personas complicadas y difíciles de poner de acuerdo, por ese motivo me he lanzado a escribir antes de que se adelante alguno y le hagáis más caso que a mí. Dejo, por ello, a vuestra infinita sabiduría y albedrío la distribución de los dones que os solicito que aunque son cuestiones diversas, todas ellas van encaminadas a mejorar la vida de los que aquí estamos:

1. Que deje cajas de vitaminas A, B, C, B1, B11, S1… para fortalecer el crecimiento de la economía española aunque sea lento y que no sea necesario recurrir a medio plazo para financiarnos al ahorro externo.

2. Si puede, en la misma farmacia, varias cajas de Transilium 150 para no saltar del sofá mientras tenemos que oír en el telediario que vamos a disfrutar de unas medidas de ajuste, "duras y difíciles" a lo largo de todo el 2011. No tengo muchas luces, pero si ahora hay que hacer un "gran esfuerzo de austeridad”, ¿qué estaban haciendo antes?.

3. De la luz no quiero hablar pero quiero que se sepa que no estoy de acuerdo, ni con lo del gasoil, ni con lo del pan, ni con lo del transporte público, el gas, la ropa, la hipoteca… sólo quiero que lo sepas por si tienes tiempo y ganas. Añado que con lo del tabaco, y aunque dejé de fumar hace más de 5 años, me parece vergonzoso que el camello que vende la droga y se lucra con la desgracia del adicto, es el mismo que le sanciona, acosa y tortura. Pon una farola sobre este tema porque está para mi modesto entender muy oscuro, en tinieblas o peor ...

4. No sé si sería útil un equipo de buceo profesional para rescatar de la economía sumergida a ese conjunto de personas que contribuyen con su trabajo a generar más del 20% del PIB, pero que, ocultando su verdadera actividad y el valor que generan con la misma, dejan de contribuir al sostenimiento común del gasto público, desplazando hacia otros el peso que ellos eluden. Alguien tiene que pagar la ronda y ellos sería conveniente que se apuntaran a escote, como todos, incluido Alejandro Sanz, la cantante de Mecano…

En fin, como veis os pido cosas un poco raras y probablemente muy difíciles de encontrar, pero sé que vuestros recursos son infinitos lo mismo que la paciencia de estos ciudadanos.

¡¡¡Lo olvidaba¡¡¡.
Traed muchos juguetes, y lo del carbón lo dejo a vuestro criterio.