16 de septiembre de 2011

Virtudes intelectuales de todo tertuliano


Después de estar casi un mes sin tv, por fin la he encendido y después de unos instantes de zozobra y duda la he apagado. En este último mes algo ha ocurrido y no me he dado cuenta, algo está cambiando y no me han avisado. Llamé a varios amig@s para que me informaran de si es que había un complot contra mí y mi tv o si ya nos habían invadido los de la constelación sideral de Magnolina. No podía ser, no me lo creía; eso no me podía pasar a mí: canal que sintonizaba, tertulia que me encontraba.

No es tan sencillo encender la TV o la radio y eludir encontrarse con una tertulia llena de tertulianos dando opinión sobre lo que sea, desde la matanza de ballenas hasta el precio del barril de brent, pasando por los medios para eliminar el absentismo laboral.Si escuchas con atención y no te dejas envolver por sus palabras, observarás rápidamente que ninguno de ellos es un intelectual propiamente dicho porque carece de cualquiera de los rasgos que definen a un intelectual de verdad. No obstante, son presentados como tales para sonrojo de aquellos que sí lo son.

Dudo que haya alguno de ellos que piense por sí mismo, de manera autónoma y libre, sin la influencia de partido o líder político que adoctrine su discurso en cada una de las tertulias a las cuales se le invite o se presente. Digo “se presente” porque aunque no se lo crea la gente, en cada tertulia aparece uno o varios representantes de cada partido defendiendo a capa y espada muchas veces posturas indefendibles.

Es maravilloso ver cómo de vez en cuando alguno de los presentes le ataca al otro recordándole que está muy influenciado por tal o cual partido alegando que él no milita en el otro partido, en ninguno. ¡¡ Él es libre ¡¡ y nosotros tan imbéciles de creérnoslo. Seguro que en el futuro cambio que se vislumbra en el horizonte le nombran director de informativos o le hacen vicepresidente de RTVE, o cualquier otro disparate por pago a los servicios prestados en las trincheras de las tertulias donde tuvo que defender cuerpo a cuerpo y a bayoneta calada lo indefendible.


De todas las características propias de un intelectual como…

Humildad: para aceptar lo que no se sabe

Valor: para luchar contra determinados prejuicios

Empatía: para respetar todos los planteamientos contrarios

Integridad: para comportarse tal y como se predica

Perseverancia: para no tirar la toalla ante la primera dificultad

Autonomía: para poder tener un pensamiento crítico y ser libre de todos los amos que esclavizan

No he tenido el placer de observar ninguna de ellas en ningún tertuliano, periodista o intelectual.


Estoy seguro que una persona una persona normal y corriente, con sus ideas, convicciones e ideologías… puede mostrarse imparcial e intelectualmente más responsable que cualquiera de estos adalides de la libertad de prensa. A muchos de ellos se les nota en la mirada que tienen miedo porque ven que el futuro les depara sustos y sorpresas a doquier; mientras que a otros se les ven los cuchillos entre los dientes esperando el último asalto…

La figura que no se te vas a encontrar en ninguna de estas tertulias, salvo a estos tertulianos, es a alguien como tú. Bueno, no te fíes porque igual mañana deciden darle una vuelta al asunto y nos hacen a todos tertulianos para subir el share o lo que sea eso.

Mientras tanto y después de estar casi un mes sin tv, por fin he decidido libremente estar otro mes más sin encenderla para tranquilidad de espíritu y paz de alma.   ¡AMEN!