7 de noviembre de 2013

Pensamientos de retrete

El pensador Auguste Rodin
"El pensador" Auguste Rodin

Pensamientos de retrete que te mantienen vivo y despierto intelectualmente. ¿No os ha pasado alguna vez que os habéis quedado leyendo los mensajes escritos de los retretes públicos por su brillantez?

Imagino que las personas que dejaron allí su impronta fue consecuencia de que se encendió su chispa de ingenio después de realizar una actividad rutinaria y aburrida, básicamente aquella que corresponde a todo retrete digno de mención.

Las encontrarás de todo tipo, reseña y pelaje. Muchas son inteligentes aleccionadoras, e incluso a veces, certeras; aunque no voy a negar, que las hay impúdicas, soeces e irreverentes…; pero algunas de ellas no carentes de inspiración poética escatológica.

PENSAMIENTOS DE RETRETE QUE TRASCIENDEN 

Junto a los nombres y números de teléfonos que allí te puedes encontrar, imagino que son consecuencia de alguna venganza amorosa (por lo que allí se ofrece estarán sonando día y noche…), aparecen reflexiones filosóficas que trascienden al propio retrete.

La que aquí te presento me atormenta desde hace unos días. Será que mi mente se ha despertado con la llegada del otoño y ha decidido angustiarse con preguntas existenciales, no lo sé pero la comparto contigo porque a mí me ha hecho reflexionar durante unos días.

“Todo lo que tengo me ha hecho ser todo lo que soy.
Si no tuviera nada, sería libre para ser todo lo que deseara ser.
No soy dueño de las cosas, ellas me han hecho su esclavo”

Imagino que me podrás reprochar que no es sitio para ir a buscar inspiración o respuesta a preguntas existencialistas, pero allí estaba el desafío y lo acepté.

Me obligó a hacerme una pregunta que tiene difícil respuesta, o peor, la respuesta nunca será la adecuada. Un juego intelectual difícil de eludir porque en definitiva surge la duda de ser yo o no ser  

Me recordó los curiosos títulos que uno puede encontrarse en cualquier librería, donde se mezclan personajes o tendencias actuales con referencias filosóficas más o menos serias: Filosofía de Lost, Los Simpsons y la Filosofía, Filosofía de House y Filosofía de Crepúsculo, Más Platón y menos prozac...; y justo al lado, compartiendo estantería y posiblemente propósito las mejores obras de autores como Wittgenstein, Hegel, Russell, Platón, Ortega y Gasset,  Descartes, Schelling, Rousseau, Voltaire, Kant, Nietzsche, Schopenhauer…
Todas, absolutamente todas, responden a dilemas como el ser humano y su sitio en esta sociedad, la muerte o la moral. Da la sensación de que es la misma música pero con distinta letra, de que todo sigue igual que lo dejaron Platón, Descartes, Nietzsche…

Me da la triste sensación de que o no tenemos imaginación para tener problemas o es que esos problemas son inherentes al ser humano. Poco importa porque existen desde el inicio de los tiempos y yo sólo soy un hombre que puedo hacer poco para cambiar el mundo.

Por hoy me quedo con mis pensamientos de retrete, igual hasta me hacen mejor persona, que viendo cómo está el país creo que no es poco.

Si tienes algún pensamiento de retrete, te animo a que no seas egoísta o tímido y lo compartas… Estoy seguro de que nos ayudará a todos en el difícil camino de ser mejores personas, o al menos, intentarlo.

19 de septiembre de 2013

La tragedia de ser libre

La tragedia de ser libre
La tragedia de ser libre

La tragedia de ser libre nace de la importancia que le hemos concedido a la libertad en nuestra sociedad actual. Cualquier persona considera que no hay nada más importante que ser libre, y básicamente hemos conceptualizado a la libertad como la posibilidad de elegir.

Si no hay elección no hay libertad, y el deseo de cualquier ser humano de cualquier parte del mundo es poder elegir como desea vivir su propia vida.

El hombre necesita existir como ser libre para poder encontrarse y finalmente si tiene suerte y valor definirse; por este mismo motivo, es el ser humano el que en todo su complejo proyecto que es vivir concibe su sitio en este mundo, proyecta todos sus sueños hacia un futuro que ha dibujado en el horizonte como su porvenir y se forja su espíritu en esa lucha diaria que es vivir, o mejor dicho, nacer un poco todos los días.

De este deseo, o mejor dicho, de esa necesidad inherente a la naturaleza humana, surge la tragedia de ser libre.

LA TRAGEDIA DE SER LIBRE PARA EL HOMBRE ACTUAL


Todos queremos sentirnos creadores de nuestras vidas y para percibir esa sensación de libertad, buscamos afanosamente en cualquier escenario de nuestras vidas (trabajo, familia, hijos, pareja, política…) la mejor elección.

Si la libertad tiene una finalidad que es poder elegir y todos aceptamos que es la libre elección sería la máxima expresión de la esencia de libertad, a mayor cantidad de opciones mayor felicidad para el ser humano; pero este silogismo en la sociedad actual no es cierto.

Aquí es donde nace la tragedia de ser libre porque en los últimos diez años se ha multiplicado las opciones que las personas tenemos en cualquier faceta de nuestra vida.

Eres libre para elegir, pero ¿qué?, ¿cuál de todas esas opciones que tenemos frente a nosotros es la adecuada?. El asno de Buridán tuvo el mismo problema y no le fue muy bien, espero que a ti te vaya mejor…

Si para cada elección que hacemos realizamos un análisis, siempre necesitaremos tiempo y esfuerzo para decantarnos por alguna de las posibles opciones, y no somos una CPU trabajando al 100%. Nuestra capacidad de procesamiento de información es limitada.

La capacidad de elegir nos hacía libres pero ahora nos encontramos que no estamos preparados para disponer de tantas opciones de entre cuales elegir la idónea. Da igual a lo que nos refiramos, desde el consumo diario hasta el tipo de vivienda o pareja…

LA TRAGEDIA DE SER LIBRE Y LA SOCIOLOGÍA


Herbert A.Simon en la década de los 50 nos hablaba de la satisfacción y de lo que es susceptible de satisfacer.

Para Herbert A. Simon  es necesario valorar los objetos y servicios no sólo por el precio sino también por el tiempo y el esfuerzo que había que dedicar a su obtención.

Barry Schwartz en su ensayo “Por qué más es menos” se percató de que en las estanterías de los almacenes, telefonía, coches, viajes, financiación… y otros muchos servicios que encontramos a nuestra disposición, tal era la cantidad de posibilidades que se le ofrece al consumidor normal que en vez de ayudarle le complicaban la vida.

Para Barry Schwartz, en esta situación no se incrementa la libertad si no que se convierte en una pesada carga.

Daniel Kahneman y Amos Tversky afirmaban que el ser humano tiene miedo a la pérdida y que la ganancia cuanto mayor es, menor utilidad marginal aporta.
Uno de sus experimentos sociológicos venía a demostrar la complejidad del ser humano a la hora de tomar decisiones en las cuales surja la posibilidad de pérdida. Si podemos optar entre ganar 100 euros o jugarnos a cara o cruz entre no ganar nada y ganar 200 tendemos a elegir la ganancia segura. Pero cuando tenemos que optar entre perder 100 euros o jugarnos a cara o cruz el perder 200 o no perder nada tendemos a elegir la opción de arriesgar.
Para Daniel Kahneman y Amos Tversky  esto es consecuencia de que tenemos una clara aversión a perder más que al riesgo, o al menos a riesgos que son difíciles de medir o valorar.

Ante semejante situación, las opciones que tenemos para elegir en todos los ámbitos de la vida, pasan de incrementar nuestra libertad a convertirla en una compleja carga para el ser humano, quizá por este motivo la mejor manera de evitar la tragedia de ser libre pasa por decidir no elegir.

1 de agosto de 2013

Vivir es cambiar, no te resistas al cambio y serás feliz

Vivir es cambiar
Vivir es cambiar
El cambio asusta a todas las personas porque básicamente hemos sido educados para la estabilidad y la rutina; pero desgraciadamente cada vez es menos cierto, y aún menos, en el siglo XXI donde la tecnología añade una velocidad salvaje que no se sabe muy bien a donde nos conduce. Para sobrevivir en estos nuevos tiempos necesitamos abrir nuestras mentes al cambio.

PARADOJA: RESISTENCIA AL CAMBIO Y ADAPTABILIDAD

Siempre que hay un cambio debemos aceptar que habrá resistencia, es una constante en el proceso; no queremos cambiar, ese es un hecho objetivo, nos cuesta cambiar porque somos animales de costumbres; pero resulta paradójico que a pesar de que no nos gusta cambiar, cambiamos.

En la mayoría de los casos nos oponemos al cambio por temor a lo desconocido, mezclado con sentimientos de una falsa seguridad amenazada y todo ello aliñado con una manifiesta desconfianza hacia aquellos que se han definido como los promotores del cambio.

Dejando a un lado la resistencia, también es un hecho constatable que aunque somos animales de costumbres, también somos capaces de adaptarnos rápidamente a cualquier situación, ya sea en el entorno personal o profesional. Dicho de otra manera, tenemos en nuestros genes un componente de adaptabilidad, aunque imagino que algunos más que otros.

Aquí te voy a presentar algunas ideas que me dieron una nueva perspectiva del cambio y que me permitieron a afrontarlos de otra manera porque los cambios se van a producir en tu vida, da igual que los busques o no, aparecerán; esta nueva perspectiva me ayudó a participar en el único juego que merece ser jugado y a disfrutar de esta maravillosa experiencia que es vivir, espero y deseo que a ti también te ayuden.

POR QUÉ “VIVIR ES CAMBIAR”

1. El cambio es la única realidad constante de mi mundo
Es mejor que aceptes esta idea y te integres de manera natural en este movimiento constante porque luchar contra esa corriente de energía que fluye en el universo es luchar contra imposibles.
Todo cambia, yo cambio, tú cambias, el mundo que nos rodea y los elementos que lo forman cambian. Las cosas vivas e inanimadas son un recordatorio constante de los efectos del cambio por el envejecimiento y el deterioro que sufre con el paso de los años.

2. El cambio si no lo entiendes se hace más difícil
El cambio es un desafío difícil porque genera inquietud acerca del futuro. Te mueve al futuro, te aleja de lo que sabes y te acerca a “algo” que no conoces. No te preocupes, para todas las personas siempre es más fácil quedarse con lo familiar y conocido y seguir en un entorno que nos parece seguro, pero sólo es una ilusión. 

Si luchas y te aferras a aquello que conoces y controlas no serás feliz ya que habrás reducido de manera artificial tu mundo y tus posibilidades porque el cambio seguirá a pesar tuyo. Es como nadar contracorriente, es tanta la fuerza que tiene este río que te agotará, te arrastrará…

¿Cómo vas a luchar por aferrarte a algo que no puedes controlar?

3. El cambio es necesario para disfrutar mejor del mundo
Percibes con mayor nitidez el mundo en el que vives gracias al cambio porque puedes establecer comparaciones: calor/frío, sonido/silencio, dolor/placer, día/noche, dulce/salado, felicidad/tristeza…

No me refiero a un mundo dual si no a un mundo lleno de matices. Por ejemplo para la felicidad/ tristeza, entre ambas experiencias puedes observar un sinfín de matices como optimismo, alegría, pasión, ira, miedo, culpa, euforia… Si te atreves a llenar tu vida de matices la hace más excitante e intensa.

4. El cambio es un desafío para dar lo mejor de ti
El cambio es la energía que te permite evolucionar, mejorar y desarrollar nuevas habilidades. En este punto tengo algunas frases que me dan una visión más grata de la realidad cambiante a mi alrededor y que influyen positivamente en la percepción de mi entorno. Quizá a ti también te ayuden:

  • Soy un ser incompleto… que avanzo hacia un proyecto más grande que yo mismo.
  • Soy un ser imperfecto… que avanzo hacia la perfección, hacia la mejora de mí mismo y el mundo.
  • Soy un ciclo… que avanzo igual que otros procesos de la Naturaleza (río-mar, flor-fruto, crisálida-mariposa…).


5. El cambio te limita en tu mente
Tenemos muchas ideas en nuestras cabezas, algunas aparecen y desaparecen como las setas en otoño, pero otras las tenemos fijas y constantes en nuestras mentes sin darnos cuenta de que son absurdas o lo que es peor, dañinas y sin fundamentos reales que las sostengan.

Con respecto al cambio, las que más limitan tu manera de entenderlo y afrontarlo se podrían resumir en las siguientes:

  • quiero pero mantenerlo me ayuda a lograr otros objetivos.
  • quiero pero el esfuerzo que hay que realizar es muy grande.
  • quiero pero imposible alcanzadlo.
  • quiero pero mis capacidades me lo impiden.
  • quiero pero los demás me impiden alcanzarlo.


Si tienes cualquiera de estas ideas en tu mente, no te están haciendo ningún favor, todo lo contrario, elimínala pero no te agobies demasiado porque cada uno de nosotros tiene su colección propia de ideas absurdas referente al cambio, ¿cuáles son las tuyas?...

Y recuerda:
¡¡Vivir es cambiar!!
  

27 de junio de 2013

Necesito ser un idiota

Necesito ser un idiota
Necesito ser un idiota


Optimismo

El optimismo y la felicidad eran un reducto donde los filósofos se explayaban a su gusto y nadie les hacía mucho caso. Todo filósofo que se precie de tal profesión tenía su teoría sobre el tema, Platón, San Agustín, Santo Tomás, Hume Wenzl, incluso los hay descorazonadores como Schopenhauer y Nietzsche…
Creo que el optimismo es la mejor estrategia para afrontar el miedo, la ansiedad, la frustración y la duda ante el futuro incierto que tenemos frente a nosotros.
Todos los tiempos de crisis son tiempos de oportunidad, pero es un hecho difícil de encajar si uno está en un ERE o en el paro, si ve que sus hijos no podrán ir a la universidad o si su familia muchas veces tan sólo subsiste.
Realmente es difícil ver oportunidades en un escenario así, cambiar los patrones mentales, ser positivo; pero aunque resulte paradójico no podemos dejar de intentarlo porque la otra opción es el miedo, la ansiedad, la frustración…

Optimismo y felicidad

Si te das un paseo por Google descubrirás que hay datos para todos los gustos referentes a encuestas realizadas en todos los países del mundo sobre la felicidad del ciudadano de turno. Resulta curioso que a nosotros nos encuestaron en el 2010 y en plena crisis nos pusieron en el quinto lugar del ranking de la felicidad.
Yo también estaba en este país y no sentía que fuéramos una potencia mundial de la felicidad, de otras cosas sí, pero de la felicidad… Me costó entenderlo pero leí a tres gurús de la economía y me quedé más tranquilo: Richard Easterlin, Jeffrey Sachs y Bruno Frey. Ahora ya lo tengo más claro.
Según Richard Easterlin los ingresos medios de Occidente y Japón subieron de manera sorprendente desde la II Guerra Mundial, pero los niveles de satisfacción y felicidad de la gente no cambiaron.
Jeffrey Sachs, añade para más “inri” una curiosa paradoja. Una de las razones principales es que los individuos tienden a medir su felicidad material en comparación con la riqueza de sus vecinos. Si todos son ricos, ya no tiene gracia; lo importante es la posición de uno respecto a la de otros individuos.
Para Bruno Frey tenemos que adaptarnos a una forma de vivir más austera si deseamos volver a ser felices pero Bruno no sabe que eso es algo doloroso porque antes vivíamos bien, comprábamos sin preguntar el precio, viajábamos a países que nadie sabía dónde estaban, bebíamos vinos como los césares romanos… y ahora nos aconsejan que nos olvidemos de todo eso si no queremos ser muy infelices en los próximos años.

Optimismo idiota

Ahora que lo tengo todo más claro me surge una pregunta, si tras el susto de una reducción de sueldo, o un ERE podría llegar a ser pasajero y con el tiempo uno podría adaptarse a la nueva vida que te ofrecen las circunstancias y recuperar la felicidad.
Si necesitas ser optimista y no puedes, decide libremente engañarte a ti mismo diciéndote que todo cambiará pronto. En pocas palabras, decide ser idiota para poder sacar fuerzas y afrontar esta nueva realidad cambiando engañando a tu mente.
Ahora los economistas también se han interesado por el tema y nos ofrecen siete elementos identificados que contribuyen a la felicidad: el dinero, la calidad del trabajo, la salud, relaciones familiares, amistades, valores personales y libertad individual.
Si de estos siete elementos no hay nada que merezca una puntuación por encima del aprobado, te aconsejo que pases a la siguiente fase, deja de ser optimista y hazte idiota porque aunque la situación no cambie, serás feliz.
Yo he decidido que lo mejor que puedo hacer es lanzarme al lago del optimismo como cuando tenía 20 años, de una manera alocada, desenfrenada, idealista y romántica.

¡¡Vamos, como un idiota!! 

31 de mayo de 2013

Manipulación Social



Manipulación Social
Manipulación Social


Deseo compartir con vosotros unas ideas atribuidas a Noam Chomsky…

Cuando leas esto, piensa siempre en un país democrático y con plenas libertades de sus ciudadanos, de lo contrario no entenderás nada de nada. Esta advertencia viene dada porque en un sistema democrático no nos pueden obligar o imponer nada que atente contra nuestros  principales derechos… sino sería una dictadura. Te sorprenderás igual que lo hice yo hace unos años y desde entonces empecé a entender los planteamientos de muchas personas que hasta ese momento los veía como ácratas, o peor, peligrosamente inadaptados a la espera de una revolución que nunca llegaría, ahora está latente la de los indignados, mañana serán otros...

Porqué se hace la manipulación social


Todo tiene que ser muy sutil y elegante… Por eso, espero estar completamente equivocado en lo que te presento porque da un poco miedo pensar que quienes nos gobiernan desde las diferentes administraciones, gobierno central, autonomías, diputaciones y ayuntamientos; ahora también quieren tener el control del nuestras mentes, o peor, ya lo tienen y no somos conscientes de ello. Ni en el peor de mis sueños podría haber pensado que George Orwell tendría razón cuando le hizo decir a sus personajes:  

Nunca más serás capaz de pensar como una persona normal. Todo estará muerto dentro de ti. Nunca más serás capaz de amar, o de sentir amistad, o de disfrutar la vida, de reír, de tener curiosidad, o arrojo, o integridad. Estarás hueco. Te vaciaremos y después te llenaremos de… nosotros"


Cada vez son más las personas que se muestras críticos y escépticos ante los medios de comunicación aludiendo que no hacen correctamente su información, dicho de otra manera, que manipulan la información de tal manera que lo que presentan no tienen nada que ver con la realidad. Algunos inclusive afirman que los medios de comunicación están adscritos a los diferentes partidos y que son su perfecta herramienta de manipulación y adoctrinamiento de una cada vez más dispersa conciencia social.

Si en los tiempos de las vacas gordas nos manipulaban para vendernos que eran necesarias unas obras faraónicas cuyo precio lo iríamos pagando cómodamente, ahora nos convencen de todo lo contrario, nos dicen que todo aquello fue un error lamentable, que se les fue la mano con los aeropuertos, AVE, Palacios de Congresos, autopistas … y que lo sienten mucho; lo sienten tanto que nos ofrecen como única salida: peores condiciones laborales, menos derechos sociales y menos democracia; y encima tratándonos como niños.

Cómo se hace la manipulación social


Estas son las 10 estrategias que Noam Chomsky nos presenta de manipulación social en los medios de comunicación. Son tan escandalosamente evidentes que sonrojan a cualquier persona con un cociente medio de inteligencia. 


1. La estrategia de la distracción
El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. ”Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a la granja como los otros animales.

2. Crear problemas y después ofrecer soluciones.
Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el demandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana u organizar atentados sangrientos a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad.
Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4. La estrategia de diferir.
Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad.
La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantil. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad.

6. Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.
Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido critico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.
Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores.

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.
Promover al público a creer que está de moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto…

9. Reforzar la autoculpabilidad.
Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. Y, sin acción, no hay revolución.

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.
En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

No sé qué te ha parecido pero si crees que hay algo de cierto en lo que has leído, te invito a que dejes algún ejemplo de cualquiera de las teorías que te planteo en el post… Para mi desgracia tengo varios ejemplos para cada una de ellas.

Cuídate y si te dejan “ellos”, procura ser feliz!!